El presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado este martes un plan de apoyo al sector del automóvil centrado en el vehículo eléctrico, que supondrá ayudas estatales de 8.000 millones de euros, con la ambición de convertir Francia en líder mundial de producción de vehículos limpios.

El plan incluye 1.000 millones para el fomento de la demanda con ayudas a la compra de vehículos eléctricos o híbridos, además de subvenciones para la modernización de cadenas de producción para que se adapten a la fabricación de coches ecológicos.

El objetivo pasa por que los productores automovilísticos fabriquen en Francia más de un millón de coches limpios en 2025.