Que el 70% de la población esté vacunada con al menos una dosis antes del 4 de julio. Ese es el objetivo que se propuso el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de cara a la celebración del Día de la Independencia. Sin embargo, la meta fijada por el mandatario parece cada vez más difícil de cumplir debido al estancamiento del ritmo de inoculación: del máximo de 3,4 millones de dosis administradas en un día alcanzado en abril han pasado a poco más de un millón diarias.

Una de las causas que ha provocado esta bajada de la cifra es la reticencia de parte de la ciudadanía estadounidense de vacunarse contra la covid-19, especialmente en estados como Florida, Texas y Ohio, donde ya han cerrado algunos de sus centros de vacunación masiva y otros como Arkansas no han pedido más dosis al Gobierno al contar con reservas suficientes.

Ante este cambio de tendencia, la Casa Blanca ha planteado un cambio de estrategia. Según explicó Antony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y cara visible de la lucha contra la pandemia en Estados Unidos, para impulsar la vacunación entre los escépticos será alguien de confianza quien inyecte la dosis, ya sea un familiar, un cura o un farmacéutico, en vez de que tengan que acudir a un centro masivo.

Además, el Gobierno quiere facilitar el proceso de modo que los estadounidenses, en vez de tener que pedir cita por Internet para vacunarse, puedan recibir el pinchazo en 40.000 farmacias sin necesidad de hacer la gestión previa, tal y como apuntó Fauci.

Vacunación en el metro

También con el objetivo de acelerar el ritmo de inoculación, la ciudad de Nueva York, además de empezar a vacunar en farmacias e iglesias, ha desplegado instalaciones temporales en las estaciones de metro más importantes de la ciudad, como Broadway Junction o Grand Central Terminal y Penn Station en Manhattan.

Del mismo modo, para animar a la población a que se vacune contra la covid-19 Estados Unidos ofrece incentivos como cerveza o entradas gratuitas para eventos deportivos o para visitar lugares como el Lincoln Center. "Tenemos que hacer que sea más fácil, que sea más divertido y que sea más local", aseguró al respecto el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

El 51,6% de la población de Estados Unidos ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus"

Según los datos que ofrece la web Our World in Data, desarrollada por la Universidad de Oxford, a fecha de este pasado viernes 11 de junio el 51,6% de la población de Estados Unidos ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Las diferencias en los porcentajes de población vacunada son notables entre los diferentes estados. Mientras que en California o Nueva York roza el 60%, en otros como Alabama, Luisiana o Misisipi ronda el el 35%, según cifras recogidas por The New York Times usando datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.