Las empresas checas con entre 50 y 249 trabajadores están obligadas desde este viernes a hacer un test de covid semanal a sus empleados, una medida subvencionada por el Estado para mantener la economía en el país con más incidencia de contagio de la UE, según informa el Ministerio de Sanidad.

Esta campaña de test, que empezó ya el pasado miércoles en las empresas de más de 250 empleados, deberá estar lista y con los resultados presentados el 15 de marzo.

Estas pruebas de antígenos que se hacen en las propias instalaciones complementarán a las que ya pueden realizarse gratuitamente en los centros habilitados para ello en todo el país. El Estado pagará 2,3 euros por cada test, con un máximo de cuatro por cada empleado al mes.

La mayor incidencia de la UE

La República Checa tiene una tasa acumulada de contagios en las dos últimas semanas de 1.395 por 100.000 habitantes, la mayor de la UE, según el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades.

El país se mantiene en un severo confinamiento desde el 1 de marzo, que durará tres semanas, con un cierre perimetral de las provincias.

En vista de la gravedad de la situación, el primer ministro, Andrej Babis, declaró hoy a los medios que no prevé un alivio de las medidas pasadas esas tres semanas, por lo que el país se prepara para celebrar la Semana Santa como el año pasado, es decir, sin salir de casa.