La corresponsal del diario 'ABC' en Cuba, Camila Acosta ha sido detenida por las autoridades cubanas al abandonar su domicilio. Junto a ella, una veintena más de periodistas también han sido arrestados, en medio de la ola de protestas contra el Gobierno cubano.

La periodista fue detenida ayer cuando salía de su casa en La Habana para hacer un trámite personal. Acosta se enfrenta ahora a un proceso judicial por "delitos contra la seguridad del Estado" según ha informado ABC, después de que el medio nacional Cubanet, para el que ella también trabaja, lo adelantara.

Antes de que se produjera su detención, la reportera había estado cubriendo las protestas que estaban teniendo lugar en la capital cubana contra el gobierno de Díaz-Canel. Acosta tenía bloqueado el acceso a internet y no podía utilizar la aplicación de mensajería 'Whatsapp' desde la noche del domingo.

En el último mensaje público que lanzó, a través de su cuenta de Twitter, la periodista instaba al gobierno cubano a escuchar al pueblo. "Si el régimen cubano no recapacita, o el mundo los obliga a recapacitar, la sangre correrá, porque el pueblo cubano ha gritado bien alto que perdió el miedo. Es momento de presionarlos para que abandonen el poder. Si cedemos ahora, tendremos muchos más años de dictadura", espetaba.

Condena total

La Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) ha condenado las detenciones, el uso de la fuerza contra los profesionales de la comunicación y ha denunciado el bloqueo del servicio de internet durante la retransmisión de la jornada de protestas.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado ha reclamado la liberación de Acosta y ha exhortado a Pedro Sánchez a defender a los demócratas y rechazar cualquier forma de dictadura.

A parte del arresto de Camila Acosta, el régimen cubano también ha detenido a veinte periodistas más, entre ellos Iris Mariño, de Camagüey, y Orelvis Cabrera, de Matanzas, según ha contado 'ABC'.