El duelo entre el PSG y el Estambul Basaksehir se detuvo este martes con amenaza de suspensión por el plante de los jugadores turcos, acompañados por los francesas, tras escuchar un insulto racista del cuarto árbitro a su asistente Pierre Webó.

Al cuarto de hora, el árbitro se dirigió al banquillo turco para expulsar con roja directa a Webó, pero la polémica fue mucho mayor cuando se escuchó el insulto racista por parte de uno de los árbitros asistentes. El Basaksehir escribió en sus redes sociales "no al racismo" y desveló el motivo de la retirada de los jugadores.

Durante más de 10 minutos, la discusión transcurrió en las áreas técnicas hasta que ambos equipos se fueron a vestuarios. Según dice el Basaksehir también en Twitter, se trata de un parón temporal a la espera de una decisión firme sobre si seguir o no con el partido de la última jornada de grupos de la Liga de Campeones.