Alemania registró 22.657 nuevos contagios de coronavirus en las últimas 24 horas, cerca de 5.000 más que hace una semana, según las últimas cifras del Instituto Robert Koch (RKI) de virología.

Se trata del repunte más fuerte desde el 14 de enero cuando se registraron 25.164 contagios. El máximo de nuevos contagios durante la pandemia se registró el 18 de diciembre con 33.777.

Además, en las últimas 24 horas se reportaron 228 muertes relacionadas con la enfermedad.

La incidencia semanal se situó en 113,3 contagios por 100.000 habitantes, todavía por encima de los 100 nuevos contagios por 100.000 habitantes que se considera un límite crítico.

Desde el comienzo de la pandemia Alemania ha registrado 2.713.180 contagios de coronavirus, 75.440 personas han muerto por causas relacionadas con la enfermedad y se estima que 2.455.936 personas la han superado.

Hasta ahora 7.930.580 personas han recibido al menos la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que representa el 9,54 % de la población, y 3.516.580 han recibido también la segunda dosis.

El presidente del Instituto Robert Koch ha advertido de que mientras no esté vacunada cerca de tres cuartos de la población la única manera de combatir la pandemia será a través de restricciones.

En las residencias para personas de la tercera edad y para personas que necesitan cuidados especiales un 95 % ha recibido ya la primera dosis de la vacuna y un 73 % también la segunda, según el RKI.

Actualmente, según el RKI, están siendo vacunadas 268.000 personas al día. El Ministerio de Sanidad espera un aumento del ritmo de vacunación en el segundo trimestre con la llegada de más dosis a Alemania.

Restricciones en Alemania

El presidente del RKI, Lothar Wieler, ha advertido de que mientras no esté vacunada cerca de tres cuartos de la población la única manera de combatir la pandemia será a través de restricciones.

Un total de 3.209 personas están siendo atendidas en unidades de cuidados intensivos, lo que representa un aumento del 12 % con respecto a la semana pasada.

La canciller alemana, Angela Merkel, revocó este miércoles la paralización de la actividad publica y económica para la Semana Santa por la pandemia y asumió el "error" por una decisión que causó enojo y confusión.

"Este error es sólo mío", aseguró la canciller, que se disculpó en primera persona ante la ciudadanía -pese a que la decisión se tomó conjuntamente entre el Gobierno central y los 16 Ejecutivos regionales- por haber contribuido a la incertidumbre en la pandemia: "Pido perdón a las ciudadanas y ciudadanos".

La decisión de este "parón" entre el jueves Santo y el lunes de Pascua, que prohibía las concentraciones públicas y obligaba a cerrar casi todo el comercio, había suscitado fuertes críticas en el país.

"Parón"

La decisión de este "parón" entre el jueves Santo y el lunes de Pascua, que prohibía las concentraciones públicas y obligaba a cerrar casi todo el comercio, había suscitado fuertes críticas en el país, donde la incidencia, los casos y la ocupación de las UCI llevan varias semanas al alza.