La primera ministra del estado de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, ha confirmado este miércoles la extensión del confinamiento de la región de Sídney, zona metropolitana incluida, durante una semana más, el cual fue impuesto el pasado 25 de junio por la aparición de un brote de coronavirus asociado a la variante delta.

Berejiklian ha dicho que el epicentro del brote, originalmente concentrado en los suburbios del este de Sídney, se ha desplazado hacia el oeste y suroeste, y que se estudia la extensión de estas restricciones a otras zonas, según recoge 'Sydney Morning Herald'.

Las medidas, vigentes hasta el próximo 16 de julio, implicaban quedarse en casa a todos los residentes de la región de Gran Sídney, incluidas las Montañas Azules, la Costa Central, Shellharbour y Wollongong excepto para comprar artículos esenciales, necesidades médicas, hacer ejercicio al aire libre en grupos de diez o menos o desempeñar trabajos o estudios considerados de importancia.

30.800 casos y 910 muertes

Australia ha confirmado unos 30.800 casos de coronavirus y 910 muertes desde el inicio de la pandemia. Asimismo, se han administrado 8.255.473 dosis de la vacuna contra la covid-19 con lo que 1.877.621 personas en el país están completamente inmunizados.