La Conferencia Episcopal Alemana ha nombrado a la teóloga Beate Gilles como secretaria general en sustitución del jesuita Hans Langendörfe, convirtiéndose en la primera mujer, además laica, que ocupa este cargo.

Según informó el propio presidente de la Conferencia Episcopal, Georg Bätzig, la elección de Gilles ha sido vista como una señal de que los obispos católicos están dispuestos a cumplir su anuncio de llevar a mujeres a posiciones importantes.

Con anterioridad, Gilles era la responsable de la oficina dedicada a la juventud y la familia en Limburg. Ha sido elegida con un amplio respaldo de votos por la asamblea episcopal. Como su predecesor, también asume la dirección de la Asociación de Diócesis de Alemania.

En este momento, la Iglesia alemana está inmersa en lo que ha denominado el camino sinodal, una serie de encuentros y discusiones con laicos destinado a estudiar posibles reformas.