La Comisión Europea ha señalado este viernes que apoya la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, para repartir el 5% del total de vacunas entre los países pobres, asegurando que la iniciativa va en línea con la idea europea de fijar un mecanismo único para enviar vacunas a terceros países.

"Estamos a favor de la idea de compartir un porcentaje de vacunas, pero el reparto se basará en la voluntad de los estados miembros que son libres de decidir que número de vacunas redirigen", ha asegurado la portavoz de Cooperación de la Comisión, Ana Pisonero, al ser preguntada por la propuesta enunciada por Macron en una entrevista.

La portavoz ha evitado así comentar la cifra puesta sobre la mesa por Francia, que ha sugerido que sea el 5% de las vacunas adquiridas en el marco de la compra conjunta de Europa, y se ha limitado a decir que la iniciativa encaja con el espíritu europeo.

En una entrevista con el Financial Times, el mandatario francés aseguró haber discutido la idea con la canciller alemana, Angela Merkel, que le habría dado su respaldo al plan.

En realidad, Bruselas trabaja en establecer una ventanilla única para coordinar el reparto de vacunas a países pobres, con un mecanismo a nivel europeo que se pueda integrar en la iniciativa COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A este efecto, mantiene desde hace semanas negociaciones con los estados miembros para decidir cómo articular esta herramienta. También se encuentra en fase de diálogo con las farmacéuticas para asegurar que una parte de las dosis que reciban los países de la UE se puedan derivar.

En una comparecencia parlamentaria a principios de febrero, la comisaria de Cooperación Internacional, Jutta Urpilainen, insistió en que la vacunación debe ser una carrera "contra el virus" y no "de unos contra otros". "No entiendo que deba haber competencia. Tenemos el compromiso claro de cuidar a los países socios", afirmó ante los eurodiputados.

13 Millones de dosis

En su intervención en la Conferencia de Múnich, Macron ha profundizado en su plan y ha asegurado que hay que entregar 13 millones de dosis a África "lo más rápido posible", según recoge BFMTV.

"Si nosotros anunciamos unos billones hoy para entregarlas en seis meses, en un año, nuestros amigos africanos irán a comprar esas dosis a los chinos y a los rusos (...) y la fuerza de occidente no será una realidad", ha insistido el primer ministro galo.

Previamente, los líderes del G7 se han comprometido a aportar 4.000 millones de euros para aumentar la distribución de las vacunas a países con un nivel medio o bajo de ingresos a través del programa COVAX.