El primer ministro británico, Boris Johnson, admitió este viernes que, a menos que haya un cambio "fundamental" en la posición de la Unión Europea (UE), el Reino Unido se encamina a una desconexión del bloque sin acuerdo.

En una declaración televisada, el jefe del Gobierno se refirió a "una solución australiana" con el grupo comunitario, lo que significa que no se cerraría un pacto y las relaciones pasarían a regirse por las normas generales de la Organización Mundial del Comercio (OMC).