El presidente estadounidense, Joe Biden, describió este sábado como "genocidio" la matanza de 1,5 millones de armenios por el Imperio Otomano en 1915, una consideración que promete aumentar las tensiones con Turquía, socio clave de la OTAN.

En un comunicado para conmemorar el 106 aniversario del inicio de esa masacre, que se cumple este sábado, el presidente de los Estados Unidos se ha convertido en el primero en ejercicio que reconoce formalmente lo ocurrido como genocidio, algo que sus predecesores han evitado para no poner en riesgo la crucial alianza con Ankara, según recoge Efe.

"Cada año, en este día, recordamos las vidas de todos los que murieron en el genocidio armenio de la era otomana y volvemos a comprometernos a evitar que esa atrocidad vuelva a ocurrir", ha hecho saber en un comunicado emitido con motivo de la conmemoración hoy del Día del Recuerdo de Armenia, apunta Europa Press.

La declaración tiene un alcance extraordinario porque el Gobierno turco se ha negado siempre a reconocer con esta denominación concreta las muertes de aproximadamente un millón y medio de armenios entre 1915 y 1916 a manos de los otomanos.

"Honramos su historia. Reconocemos su dolor. Afirmamos su historia. No repartimos culpa pero queremos asegurarnos de que lo que ha ocurrido no vuelve a pasar", ha añadido el presidente norteamericano. "El pueblo estadounidense honra a todos los armenios que murieron en el genocidio que comenzó hoy hace 106 años", ha reiterado el presidente estadounidense.

(Habrá ampliación)

Noticia de última hora en elaboración. Puede seguir toda la actualidad en www.vozopopuli.com, a través de nuestras redes sociales (Twitter o Facebook). También está disponible toda la información en nuestra aplicación móvil de Vozpópuli, gratuita tanto para iOs como para Android

Sigue las últimas noticias de Vozpópuli. Somos un medio digital independiente y liberal. Trabajamos para publicar información política, económica y social en España, con rigurosidad y libertad. Nuestro compromiso es con la verdad, sin fanatismos, con los datos y el análisis en torno a políticos, banca y empresas. Nuestro ideario tiene tres líneas rojas innegociables: ser libres, ser fiables y ser honestos.