Las autoridades de Bangkok decretaron a partir de este martes y durante dos semanas el cierre de unos 200 bares y lugares de entretenimiento de tres distritos tras confirmarse un brote de covid-19 vinculado a una serie de establecimientos de ocio.

La capital tailandesa registró el fin de semana un súbito incremento en los casos después de que al menos 45 clientes que estuvieron recientemente en algunos bares de las céntricas zonas de Ekkamai y Thong Lor resultaran infectados con el virus.

Tailandia mantiene bajo control el número de infectados, que en las últimas semanas oscilaban entre los 20 y 60 diarios, pero este lunes la cifra subió hasta cerca de 200 casos.

Las medidas contra el virus coinciden con la celebración del año nuevo budista, las vacaciones más importantes de calendario tailandés, cuando decenas de miles de personas regresan a sus hogares en otras provincias o realizan turismo por todo el país, aunque, al igual que sucediera en 2020, las fiestas y grandes celebraciones han sido canceladas.

Las autoridades de emergencia sanitaria además propondrán designar a toda la urbe, donde residen alrededor de 10,5 millones de personas, junto a otras cuatro provincias colindantes, como "zona roja" o de máximo control, una decisión que deberá ratificar el miércoles el comité designado para controlar la covid-19 en el país.

Si la medida es aceptada, todos los bares y restaurantes de la capital y las otras "zonas rojas" se verán obligados a cerrar a las 21.00 horas y no podrán servir bebidas alcohólicas en sus establecimientos.

De ser aceptada, todos los bares y restaurantes de la capital y las otras "zonas rojas" se verán obligados a cerrar a las 21.00 horas y no podrán servir bebidas alcohólicas en sus establecimientos.

Recintos educativos, centros comerciales y otros comercios, por su parte, podrán operar con normalidad, pero bajo estrictos protocolos de seguridad y sanidad.

95 fallecidos por covid

En previos brotes del virus, las autoridades sanitarias tailandesas ya habían implementado medidas contra los lugares de ocio nocturno, como una ley seca que duró semanas al inicio de la pandemia.

Desde enero, cuando Tailandia detectó los primeros infectados por la covid-19 en el país, se han confirmado un total de 29.321 casos, incluidos 95 fallecidos.