El líder opositor ruso, Alexei Navalny, permanece encarcelado en una prisión de Moscú, donde cumple una condena de privación de su libertad de dos años y medio por un supuesto caso de corrupción. Navalny decidió emprender una huelga de hambre el pasado 31 de marzo y el delicado estado de salud en el que se encuentra podría ocasionarle una parada cardiaca "de un momento a otro".

Así lo aseguran la doctora personal del opositor, Anastassia Vassilieva, y otros tres profesionales sanitarios que han explicado al diario francés Libération el delicado estado de salud que presenta Navalny, a quien no han podido asistir directamente al tener vetado el acceso a la prisión.

Por tal razón, los profesionales médicos de Navalny han exigido por carta a los servicios penitenciarios rusos un permiso para poder entrar urgentemente en la prisión donde se encuentra el líder opositor ruso. Según afirma este grupo de doctores, el nivel de potasio en sangre que presenta Navalny es "crítico" y podría sufrir un "paro cardiaco" en cualquier momento.

La carta ha sido remitida al jefe del sistema penal ruso y ha sido publicada este sábado en la cuenta Twitter de Vasilyeva: "El suero de potasio está en 7,1 mmol/l. Estos son niveles críticos. Eso significa que las funciones de ambos riñones están descompensadas, y que puede ocurrir un problema cardiaco en cualquier momento", asegura la doctora.

Con su decisión de iniciar una huelga de hambre en prisión, Navalny trata de pedir un tratamiento médico para sus dolores de espalda y la pérdida de sensibilidad en ambas piernas. Más de 70 escritores, artistas y académicos, entre los que se incluyen Jude Law, Vanessa Redgrave y Benedict Cumberbatch, han pedido a Putin que se asegure de que Navalni recibe tratamiento adecuado, mediante una carta publicada en el diario francés Le Monde.