La Policía de Alemania ha registrado este domingo un avión de pasajeros de Ryanair en la pista del aeropuerto de Berlín tras un aterrizaje no programado a las 20.00 horas cuyo trayecto era de Dublín a Cracovia.

Hasta ahora, se desconoce el motivo de la detención de este vuelo y su revisión por las autoridades alemanas.

El avión fue llevado a un aparcamiento alejado de la terminal con 160 pasajeros cuyos equipajes han sido examinados, según ha informado la Policía.

El avión aún no ha reanudado su viaje y permanece en el aeropuerto de Berlín, por lo que las autoridades aeroportuarias del país levantaron la prohibición de vuelos nocturnos como medida de precaución.

Respuesta de la compañía

En un comunicado, la compañía ha explicado que "ayer 30 de mayo, la tripulación a bordo del vuelo de Ryanair Dublín-Cracovia FR1901 fue informada por el Control de Tráfico Aéreo alemán de una posible amenaza de seguridad a bordo. El capitán siguió los procedimientos y se desvió al aeropuerto más cercano; Berlín".

"Tras aterrizar sin problemas, los pasajeros fueron desembarcados para facilitar los exhaustivos controles de seguridad que se llevaron a cabo tanto a los pasajeros como a todo el equipaje. Una vez que las autoridades alemanas dieron el permiso, los pasajeros continuaron su viaje a Cracovia en un avión de sustitución de Ryanair tras un retraso en tierra de aproximadamente 8 horas", continúa indicando la compañía.

Además, relata que "por su parte, los pasajeros que regresaban de Cracovia a Dublín viajaron en otro avión de sustitución, con un retraso de menos de 15 minutos".

"Ryanair pide sinceras disculpas a todos los pasajeros afectados por este inevitable retraso, que estaba fuera del control de la aerolínea", finaliza el comunicado.