Alemania ha registrado 4.721 nuevos casos de contagios por coronavirus en el último día, un nuevo aumento desde los 4.500 aproximadamente declarados el viernes. En cuanto al número de muertes, las autoridades han informado de 15 fallecidos más.

Según los datos del Instituto Robert Koch (RKI), asociado al Gobierno alemán, el balance actualizado al 10 de octubre es de 319.381 casos confirmados, entre ellos 273.500 recuperados y 9.604 decesos.

Más de la mitad de los casos acumulados corresponden a tres estados: Renania del Norte-Westfalia (78.218), Baviera (72.402) y Baden-Wurtemberg (53.344). Berlín, la capital, arroja 17.555 contagios y 234 fallecidos.

Nuevas restricciones

Ante esta situación, la canciller de Alemania, Angela Merkel, y los alcaldes de las 11 ciudades más grandes del país, Berlín entre ellas, han acordado la adopción de nuevas restricciones contra el coronavirus en aquellas localidades donde los contagios excedan los 50 casos por cada 100.000 habitantes a la semana, mientras el país se mueve en cifras de casos diarios que no se veían desde abril.

Entre las medidas que se negocian estaría la posibilidad de imponer restricciones a las reuniones en domicilios, así como a la compra de alcohol. Una vez declararan estas medidas, Merkel ha explicado que se reuniría dos semanas después para evaluar su resultado.

"Hemos demostrado que podemos luchar juntos contra el virus y que deberíamos hacerlo de nuevo", ha declarado Merkel antes de lanzar una advertencia si las autoridades locales son incapaces de potenciar sus iniciativas para rastrear los contagios: "En el momento en que la situación se nos escape de las manos, el virus se extenderá de manera descontrolada".