La ventaja de la formación izquierdista Syriza frente a los conservadores de Nueva Democracia en las encuestas se ha acortado dramáticamente tras la convocatoria de las elecciones anticipadas previstas para el 20 de septiembre y, de los 21 puntos de diferencia registrados en el mes de julio, los últimos sondeos le otorgan un adelanto de solo 3,5 puntos. Según una encuesta del instituto demoscópico ProRata publicada en el diario Efymerida ton Syntakton, el partido de Alexis Tsipras tan solo alcanza ya el 23% de la intención de voto, lejos del 36,3% alcanzado en las elecciones generales del pasado mes de enero y del 42,5% obtenido en el último sondeo, realizado por el instituto Palmos. Se trata del primero sondeo que se realiza desde que Tsipras anunciara la semana pasada su renuncia.

La recién creada Unidad Popular cuenta con el 3,5% de intención de voto, según el sondeo

Nueva Democracia logra remontar ligeramente, situándose en el 19,5%, muy por debajo todavía del 27,8% de enero, y también del 21,5% alcanzado en la encuesta de julio. En el tercer lugar se mantienen estables los neonazis de Amanecer Dorado, con un 6,5 %, seguidos de los comunistas del KKE, con un 5%; los socialdemócratas de Pasok, con un 4 %, y los centristas de To Potami, con un 4%. La recién creada Unidad Popular, fruto de la escisión de Syriza, cuenta con el 3,5% de intención de voto, mientras que le sigue, con un 3%, la Unión de Centro, un partido que hasta ahora nunca ha logrado superar la barrera mínima del 3%.

Fuera del arco parlamentario quedaría el que en los últimos nueve meses ha sido socio de la coalición gubernamental, los nacionalistas Griegos Independientes de Panos Kamenos, que se quedarían en el 2%. Por último, el sondeo muestra un gran número de indecisos, con el 25,5%.

El presidente de Grecia, Prokopis Pavlópulos, ha anunciado este viernes la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones para el 20 de septiembre.

Hasta entonces, Grecia estará dirigida por un Gobierno interino, cuyo cometido se limita a preparar las elecciones y encabezado por la presidenta del Tribunal Supremo de Grecia, Vasilikí Zanu, quien ayer juró el cargo.