Internacional

El papa aterriza en Lesbos para remover la conciencia del mundo ante la crisis de los refugiados

Durante su visita, muchos refugiados, sobre todo niños, se acercaron al papa y le relataron sus dramas. Algunos de ellos rompieron en sollozos y le pidieron ayuda o bendición. "Esperamos que el mundo preste atención a estas situaciones de necesidad trágica y verdaderamente desesperadas, y responda de un modo digno de nuestra humanidad común", pide el papa.

El líder de la iglesia ortodoxa griega Bartolomé, el Papa Francisco, el primer ministro griego Alexis Tsipras lexis Tsipras y el arzobispo griego Ieronymos.
El líder de la iglesia ortodoxa griega Bartolomé, el Papa Francisco, el primer ministro griego Alexis Tsipras lexis Tsipras y el arzobispo griego Ieronymos. Efe

El papa pidió hoy al mundo, desde la isla griega de Lesbos, que preste atención a la tragedia y desesperación que padecen los refugiados y responda de forma "digna" ante esta situación. "He venido aquí con mis hermanos, el patriarca Bartolomé y el arzobispo Jerónimo, sencillamente para estar con vosotros y escuchar vuestras historias. Hemos venido para atraer la atención del mundo ante esta grave crisis humanitaria y para implorar la solución de la misma", dijo Francisco en el campo de refugiados de Moria, en Lesbos.

Durante su visita, muchos refugiados, sobre todo niños, se acercaron al papa y le relataron sus dramas. Algunos de ellos rompieron en sollozos y le pidieron ayuda o bendición. "Esperamos que el mundo preste atención a estas situaciones de necesidad trágica y verdaderamente desesperadas, y responda de un modo digno de nuestra humanidad común", añadió.

Francisco, quien antes de pronunciar estas palabras saludó personalmente a muchos de los 3.000 refugiados atrapados en este campamento en espera de conocer su destino, le intentó trasmitir un mensaje de esperanza. Confió en que se impondrán los buenos samaritanos, que ayuden con esa "fraternidad, solidaridad y respeto por la dignidad humana, que los ha distinguido a lo largo de la historia".

"Aberración y desprecio"

Por su parte, el arzobispo de Atenas y toda Grecia, Jerónimo II, expresó su esperanza en que desde Lesbos pueda comenzar hoy un movimiento internacional que sirva para que los que "tienen el destino de las naciones en sus manos cambien el curso actual". Y que hagan "volver la paz y la seguridad a cada hogar, cada familia y cada ciudadano", agregó. "Desgraciadamente no es la primera vez que denunciamos las políticas que han llevado a las personas a esta situación. Nosotros actuaremos hasta que acabe la aberración y el desprecio al ser humano", añadió Jerónimo durante su discurso.

"Todo el que ve la mirada de estos niños puede entender la bancarrota de la humanidad", dice el líder ortodoxo griego Bartolomé

El líder de la iglesia ortodoxa griega, Bartolomé, expresó a su turno que todo el que ve la mirada de los niños en el campamento de Moria pueden entender la "bancarrota" de la humanidad. Se refirió así a quienes ven en los refugiados un peligro potencial para su seguridad. "Los que tienen miedo de vosotros, no os han mirado a los ojos. Los que os tienen miedo no han visto vuestros rostros. Los que os tienen miedo no han visto vuestros hijos", dijo el patriarca de Constantinopla.

Añadió que los que muestran temor olvidan que "la dignidad y la libertad trascienden el miedo y la división y que la migración no es una cuestión que afecta a Oriente Medio, el norte de África, Europa y Grecia, sino a todo el mundo". El mundo será juzgado por el trato que ha dado a los refugiados y "todos seremos responsabilizados por la forma en que hemos respondido a esta crisis", aseveró. El Mediterráneo no debería ser una tumba, sino hacer honor a su nombre 'Mare Nostrum' y ser un lugar de paz, concluyó el patriarca

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba