La historia acredita que España es un país que rebosa talento, esfuerzo, resiliencia y capacidad de adaptación. Un bagaje que hace que nuestro país reúna muchas de las condiciones necesarias para sacar adelante una situación compleja como es la actual.

Pero las mejores esencias vienen en frascos pequeños. Y en el caso de España, la mayor parte de ese tesoro de capacidades reside en las pymes. De hecho, las pequeñas y medianas empresas configuran el 99% del tejido empresarial nacional. Ellas son el motor fundamental para el crecimiento económico, el empleo y la cohesión social. Su ejemplo, además, es inspirador para las grandes compañías, porque con menos recursos son capaces de desafiar sus propios límites continuamente. Un objetivo de superación al que toda empresa, con independencia de su tamaño o sector de actividad, debe aspirar. Por esa razón, es responsabilidad de las grandes empresas contribuir al desarrollo de pymes y emprendedores.

Jóvenes emprendedores.

“A través de Santander X, la comunidad de emprendimiento global de Banco Santander, impulsamos el desarrollo de startups innovadoras y apoyamos la formación de las pymes para que se internacionalicen o digitalicen, acompañando al emprendedor en cada una de las etapas de su travesía”, señalan desde Banco Santander. La entidad financiera cuenta con una amplia oferta de plataformas, servicios y aplicaciones tecnológicas que están ayudando a las pymes y los autónomos a mejorar su expertise y estimular su innovación. Una comunidad en la que, destacan sus responsables, “los emprendedores pueden acceder a recursos de apoyo internacional para sus soluciones como formación, visibilidad, mentoría y networking”.

La digitalización como prioridad

Uno de los obstáculos que a menudo frena el crecimiento de las pymes es su escaso nivel de digitalización. Pequeñas y medianas empresas no pueden permitirse el lujo de quedarse atrás en cuanto a avances tecnológicos y digitales, verdaderos aceleradores del cambio económico en el mundo, sobre todo ahora que este fenómeno se ha acelerado con la aparición de la COVID-19. Su propia supervivencia depende, en gran medida, de su capacidad de acceso e implantación de tecnologías que les permitan suplir sus posibles carencias en otros ámbitos.

Tanto el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia como la agenda España Digital 2025 se han fijado en la digitalización como uno sus grandes ejes estratégicos. Pero, más allá de las siempre necesarias ayudas públicas, desde el ámbito privado también se puede hacer mucho por este colectivo.

Uno de los más recientes proyectos con los que Banco Santander está, precisamente, apoyando la digitalización de las pymes es Santander X Global Challenge | Helping Businesses Prosper. La iniciativa, que nace de la colaboración entre Santander Universidades y Oxentia Foundation, se presenta en forma de un reto global dirigido a la comunidad emprendedora. ¿Su objetivo? Identificar soluciones innovadoras y escalables enfocadas a apoyar la transición digital y reforzar la eficiencia de las pymes.

Solo en 2020, Grupo Santander ha apoyado a más de 32.700 emprendedores a través de 224 programas de formación, retos y premios

El desafío está dirigido a startups y scaleups de Alemania, Argentina, Brasil, Chile, España, México, Portugal, Polonia, Reino Unido, Uruguay y Estados Unidos. Los requisitos que se piden para participar son que las empresas estén legalmente constituidas, comercialicen un producto y/o servicio y tengan ingresos por ventas que no superen los 500.000 euros anuales, en el caso de las startups, o sean de más de 500.000 euros anuales, en el de las scaleups.

Los proyectos que se presenten deben aportar soluciones innovadoras y escalables de apoyo a las pymes en base a dos criterios. O bien porque les ayudan a digitalizar su negocio, para favorecer la oferta de sus productos y servicios a través de canales y herramientas online y abrirles a nuevas oportunidades, clientes y mercados al menor coste. O bien porque incrementan su eficiencia, para comprender mejor su estado financiero, ampliar sus oportunidades al mínimo riesgo y automatizar operaciones que mejoren su estrategia a largo plazo.

Jurado internacional

Un grupo de expertos internacionales será el encargado de evaluar a los proyectos participantes y seleccionar, de entre todos ellos, a los 20 finalistas. Los elegidos deberán defender sus soluciones el próximo 6 de julio ante un jurado formado por líderes de los ámbitos d el emprendimiento, la innovación y la inversión.

Cada una de las dos scaleups y dos startups ganadoras recibirán 50.000 y 10.000 euros, respectivamente, para continuar desarrollando sus proyectos. Además, se beneficiarán de una mentoría impartida por Oxentia Foundation y tendrán la opción de presentar el proyecto al Fintech Station, el equipo de innovación abierta de Grupo Santander.

Los nombres de los ganadores se conocerán el próximo 9 de julio en un evento retransmitido por streaming en www.santander.com.

Santander X Global Challenge I Helping Businesses Prosper se enmarca dentro del compromiso del Banco Santander con los emprendedores y la pequeña y mediana empresa. La entidad, que cuenta con cuatro millones de clientes pymes, ha sido reconocida por tercera vez en cinco años como el Mejor Banco del Mundo para Pymes 2020 por la revista Euromoney en sus premios ‘Excellence in Leadership’.