Hablando claro

El seguro de garantías del vendedor: un catalizador en las compraventas de empresa

En las fusiones y adquisiciones, estamos viendo cómo se usa cada vez más el seguro de manifestaciones y garantías del vendedor. No es todavía una práctica muy habitual en España, pero hay una clara tendencia que sólo puede ir a más en los próximos años.

¿Qué es?

Cuando un vendedor transmite un activo o una empresa, tiene una responsabilidad frente al comprador. El alcance de esta responsabilidad se estipula claramente en el contrato de compraventa, donde las partes pactan las 'manifestaciones y garantías' del vendedor (representations and warranties o R&W por sus siglas en inglés) y regulan el proceso de reclamación cuando una de estas manifestaciones se incumple. El seguro de manifestaciones y garantías del vendedor (seguro R&W) permite asegurar este riesgo de reclamaciones. Cuando el incumplimiento de una manifestación del vendedor causa un daño al comprador, éste será indemnizado por la aseguradora y ya no por la parte vendedora. 

¿Para qué sirve?

El seguro R&W es especialmente útil en casos en los que el vendedor no quiere o no puede asumir el pago de posibles reclamaciones después del cierre de la operación de compraventa. Fondos de capital riesgo u otros inversores financieros que venden empresas a terceros no suelen querer hacer frente a la incertidumbre que supone una posible reclamación derivada de manifestaciones y garantías. Hablando mal y pronto, su objetivo es take the money and run, en vez de asumir el riesgo de tener que pagar al comprador una indemnización meses o incluso años después de haber formalizado la compraventa y cobrado el precio de la operación. Es una posición totalmente legítima, pero por otro lado el comprador nunca comprará con los ojos cerrados y exigirá siempre una protección post-cierre. El seguro R&W ofrece solución en este supuesto.

En otros casos es posible que el vendedor simplemente no tenga la capacidad financiera para asumir pagos después del cierre, ni tampoco la solvencia para conseguir un aval bancario u otras garantías a favor del comprador. También en estas circunstancias, la contratación de un seguro R&W puede desbloquear la situación. 

El resultado es un win-win para todos: por una parte, el vendedor reduce el riesgo de tener que hacer frente a pagos después de la venta o de inmovilizar dinero durante un plazo determinado y, por otra parte, el comprador sabe que tiene una garantía de pago si finalmente algo sale mal y se ve obligado a cursar una reclamación en virtud del contrato de compraventa.

¿Quién lo ofrece?

Hoy en día las principales corredurías, como Aon o Howden, se muestran muy activas en el mercado español y cuentan con equipos especializados en España y Londres capaces de intervenir rápidamente en un proceso de compraventa. Colaboran con los asesores del vendedor y comprador, ayudan en la selección de la aseguradora  (AIG, ANV y HCC son las que hemos visto con mayor frecuencia), y realmente se 'remangan' para conseguir que la póliza se ajuste a las necesidades de la operación.

Ventajas e inconvenientes

Antes, el seguro R&W se veía solo en operaciones en EEUU o Reino Unido. En España y el resto de Europa se percibía como una herramienta que ofrecía escasa cobertura, tenía un coste excesivo, y ralentizaba el proceso de compraventa. No obstante, hoy podemos decir que existe una buena oferta en el mercado español, con amplia cobertura, primas razonables, y profesionales con experiencia que hacen que el proceso de contratación sea ágil y rápido.

Entre las ventajas, podemos destacar las siguientes:

- El seguro R&W puede ser un catalizador en situaciones en las que la operación no vería la luz si no fuera por este producto.

- Permite obtener del vendedor manifestaciones y garantías razonables (que en otro caso el vendedor no otorgaría al comprador, por miedo a tener que pagar una indemnización después del cierre o bloquear fondos para contragarantizar avales u otras garantías).

- La cobertura se puede ajustar bien al alcance de las manifestaciones y garantías del vendedor (e incluye normalmente hasta las tax indemnities y otros riesgos más específicos).

- La prima del seguro se ha reducido mucho y es ahora un coste que se puede asumir en el contexto de una operación (por ejemplo, en una compra reciente en la que intervine como asesor legal, con un valor total de 60 millones de euros y límite de responsabilidad de diez millones, la prima ascendía a 170.000 euros para una cobertura de tres años y su coste se repartió entre vendedor y comprador a partes iguales).

- Los profesionales del seguro con los que hemos coincidido en operaciones entienden muy bien la dinámica de la compraventa de empresas y son capaces de trabajar codo con codo con los asesores legales de la operación dentro de plazos ajustados.

- La aseguradora paga cuando es debido y suele contar con un excelente rating crediticio, y por tanto la reclamación es menos difícil que cuando es el vendedor quien tiene que pagar la indemnización.

En cuanto a los inconvenientes, mencionaríamos:

- El seguro R&W supone un coste adicional para la operación, que suele asumir total o parcialmente el comprador.

- No es tan moldeablecomo podría ser el contrato de depósito en garantía (escrow) que ofrecen los bancos, ni tiene la ventaja de ser 'a primer requerimiento' como la mayoría de los avales bancarios.

- Si no se presta suficiente atención al seguro durante las negociaciones, o no se estructura bien el mecanismo de cobertura del seguro en el propio contrato de compraventa, existe el riesgo de desajuste entre la cobertura bajo el contrato y la del seguro.

- El seguro cuenta con elevadas franquicias o de 'minimis', superiores a los que las partes suelen pactar en el contrato de compraventa.        

- No cubre riesgos conocidos (es decir, los que fueron comunicados por el vendedor al comprador, o los que detectó éste durante el proceso de 'due diligence').

- No cubre el incumplimiento de obligaciones por parte del vendedor (restricciones durante el periodo interino entre firma y cierre, obligaciones de no competencia post-cierre, etc).

Conclusión

En términos generales, el seguro R&W es una herramienta útil y flexibleque facilita determinado tipo de operaciones de compraventa. Muchos profesionales del sector coincidimos al valorarlo como un producto ágil que veremos cada vez más en el mercado de las fusiones y adquisiciones en España.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba