Hablando claro

Trump, las infraestructuras y las empresas españolas

Donald Trump ha anunciado la realización de grandes inversiones en infraestructuras, hasta el punto de convertir dicho objetivo en un elemento clave de su carrera presidencial. Se trata de un anuncio interesante para las empresas españolas, que son líderes mundiales en la construcción y gestión de infraestructuras y tienen presencia consolidada en el mercado estadounidense.

En su toma de posesión anunció un ambicioso programa de infraestructuras en autopistas, puentes, túneles, aeropuertos, escuelas y hospitales, mensaje que más tarde ratificó ante el Congreso, al adelantar que pedirá la aprobación de un plan de inversiones por valor de un billón de dólares. Además de los sectores ya apuntados, se beneficiarían del plan las vías fluviales, las líneas de transmisión de energía eléctrica y otras infraestructuras energéticas. Otros apuestan también por infraestructuras no tradicionales, como las de transporte inteligente, comunicaciones de vehículos a infraestructuras o sistemas de control de tráfico aéreo de baja altitud para aviones no tripulados.

Según Trump, el plan será financiado con dinero público y privado, si bien ha mostrado una clara preferencia por el dinero proveniente del sector privado.

Puede anticiparse así que las infraestructuras se financiarán mediante partidas de gasto público directo y con créditos fiscales que fomenten la inversión privada. En este sentido, la propuesta prevé proporcionar 137 millones de dólares en créditos fiscales federales a las empresas que financien proyectos de transporte, en la esperanza de que esa medida desbloquee el billón de dólares en inversiones en un periodo de diez años. Dicho lo anterior, el principal mecanismo de financiación serán las figuras de asociación pública privada (PPP, en terminología inglesa).

Otro aspecto conocido es lo crítico que es Trump con las leyes y regulaciones que demoran los proyectos de infraestructuras; así, ha manifestado su intención de reducir la carga regulatoria de los proyectos, incluyendo revisiones medioambientales y exigencia de permisos.

Lo dicho hasta ahora suena bien pero, en realidad, poco más se sabe. Quedan muchos detalles por definir y existen algunas incertidumbres. En efecto, Trump se ha comprometido a seguir 'dos sencillas reglas': comprar productos estadounidenses y contratar con empresas nacionales.

Las 'sencillas reglas' de Trump no dejan de ser una declaración de principios y para las empresas españolas será un reto definir una estrategia que les permita competir en un mercado crecientemente proteccionista".

La manera de ejecutar estos principios proteccionistas no es fácil ni mucho menos una cuestión sencilla, como lo demuestra el que los Republicanos dejaran caer el año pasado un artículo de Buy America (Compra América) en un proyecto de ley de vías navegables que exigía para ciertos proyectos de agua potable la utilización de acero y hierro estadounidenses. Uno de los argumentos utilizados fue que no se puede crear un sistema injusto de ganadores y perdedores.

No obstante, las 'sencillas reglas' de Trump no dejan de ser una declaración de principios y para las empresas españolas será un reto definir una estrategia que les permita competir en un mercado crecientemente proteccionista.  

Siguiendo con las incertidumbres, algunos se han manifestado contra el famoso billón. Por ejemplo, Mark Walker, presidente del Comité de Estudio Republicano, ha expresado sus objeciones sobre un gasto tan elevado. "Simplemente no podemos permitírnoslo", ha dicho Walker, añadiendo que no se puede hacer todo "a través de asociaciones público-privadas, como dice el presidente electo".

También será clave determinar el impacto de las reformas tributarias en los promotores e inversores de infraestructuras. Trump ha declarado reiteradamente que una de sus prioridades esenciales es acometer una profunda reforma tributaria. A pesar de las promesas electorales de  conseguir una reforma tributaria en cien días, seguramente la reforma necesitará de gran parte de 2017, si no se llega hasta principios de 2018.

Una de las propuestas fiscales consistiría en limitar la exención de impuestos para los ingresos personales derivados de bonos municipales. Durante décadas, los bonos municipales se han utilizado en el mercado estadounidense como motor para financiar infraestructuras; de hecho, se estima que tres cuartas partes de las infraestructuras americanas han sido financiadas con la ayuda de bonos municipales. No en vano el 80 por ciento de los emisores de deuda local indican que el 50 por ciento de sus proyectos en los últimos cinco años no se habrían producido sin bonos municipales.

La limitación de la exención podría elevar el coste de los préstamos municipales hasta en un 24 por ciento, aumentando así el coste de endeudamiento. Y la limitación podría significar que muchos gobiernos decidieran evitar o cancelar los proyectos de infraestructuras.

Otra idea que se ha barajado es vincular al desarrollo de las infraestructuras los ingresos de un impuesto único sobre la repatriación de dinero extranjero. Sin embargo, parecen mayoritarias las voces en contra de esta iniciativa, que prefieren que exista un flujo de ingresos sostenible y no tanto una simple inyección monetaria de naturaleza tributaria.

También se plantea eliminar la deducibilidad fiscal de los intereses a cambio de permitir la deducibilidad fiscal del 100% del importe de la inversión como gasto en el primer ejercicio, lo que seguramente reduciría la inversión a largo plazo. Los proyectos de infraestructuras se financian a menudo con coeficientes de apalancamiento altos y un régimen de deducibilidad limitada de los intereses afectaría la ecuación económica de la inversión.

En definitiva, por el momento existen muchas expectativas y no menos incertidumbres sobre las oportunidades que la Administración Trump generará en el sector de las infraestructuras estadounidenses. Las empresas españolas ya están muy activas en ese mercado y son protagonistas principales en los procesos de licitación de los últimos años, pero se avecinan cambios y habrá que estar atentos a ellos.   


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba