Maquillarse es una rutina habitual y diaria para muchas mujeres que, por su trabajo o simplemente por gusto personal, no conciben salir a la calle sin un toque de make up en el rostro que las haga lucir su mejor cara. Sin embargo, también existe un numeroso grupo de mujeres que se encuentran en el lado totalmente contrario y que para ellas el maquillaje es solo una acción puntual a la que recurren en eventos especiales. Como en cualquier materia, este segundo grupo no cuenta con la experiencia del día a día y los resultados pueden dejar mucho que desear.

Otro grupo de inexpertas es maquillaje son las primerizas. Nadie nace sabiéndose maquillar y cuando las chicas jóvenes comienzan a hacer sus pinitos con las brochas, sombras y eyeliners, el resultado puede ser catastrófico. Otro handicap con el que cuentan las jóvenes es que tienen una tendencia a exagerar, a usar más producto del habitual y lo que consiguen no es tanto realzar su belleza natural sino ocultarla sobre una máscara artificial que no hace más que hacerles parecer mayores.

¿Te encuentras en alguno de estos grupos de inexpertas? Si es así seguro que muchas veces has mirado con envidia a las modelos de las revistas o a las celebrities por su maquillaje perfecto. Tranquila, no tienes de qué preocuparte, ellas tienen su secreto y es que se ponen en manos de maquilladores profesionales que cuentan con un don especial.

Si has ensayado mil veces frente al espejo y sigues sin lograr el resultado que te gusta, lo mejor es recurrir a un experto. Como contar con la asesoría de un experto maquillador puede resultar muy costoso, hoy en Vozpópuli te vamos a ayudar. Para ello contamos con la experiencia de Cristina Lobato, maquilladora profesional con una trayectoria de más de 20 años en el sector, que será la encargada de desvelarnos los diez trucos infalibles para conseguir un maquillaje envidiable.

10 trucos para inexpertas en maquillaje

Para todas aquellas mujeres que se enfrentan por primera vez al maquillaje, también para las que se maquillan de forma puntual, e incluso para las que lo hacen de manera diaria, la maquilladora Cristina Lobato tiene claro que el primer paso para conseguir un buen resultado es conocer perfectamente cuál es el estado real de la piel. Puede que tengas exceso de grasa, que tu piel sea seca, que haya un déficit de hidratación, etc. "Es necesario saber esto para empezar a usar los productos adecuados que nos ayuden a equilibrar la piel", apunta la maquilladora.

La maquilladora profesional Cristina Lobato durante una sesión de maquillaje Cristina Lobato

1) Preparar la piel

Si queremos conseguir un buen maquillaje no todo depende de los productos que utilicemos ni el orden que sigamos. Un aspecto fundamental es que la piel esté bien preparada para empezar a ser maquillada. Para ello ya conoces las rutinas para conseguir que tu piel esté limpia e hidratada. No podrás conseguir una obra de arte si comienzas a trabajar en un lienzo que no esté preparado.

2) La cobertura

Muchas mujeres piensan que la cobertura es la solución mágica para corregir todas las imperfecciones y eso es completamente falso. El principal error es pensar que a mayor cobertura, más se va a cubrir la imperfección y se hace un gasto innecesario en producto que, más que beneficiar, va a perjudicar el resultado final.

Lo habitual es corregir con el color y no con la cobertura

No se puede pretender corregir absolutamente todas las imperfecciones con un solo producto. Pero, sin embargo, se trata de un error muy común y muchas mujeres piensan así. Lo que tienes que tener en cuenta es que lo más habitual es conseguir corregir gracias al uso del color y no a la cobertura.

3) Bolsas y ojeras

No hay que confundir las ojeras con las bolsas. En muchas ocasiones nuestro problema es la ojera y la intentamos corregir utilizando producto en las bolsas, todo un error. La ojera no se encuentra bajo el ojo sino que nace en el párpado superior y desde allí desciende hacia abajo pero nunca llega a introducirse en la zona de la bolsa. Por este motivo, lo más recomendable es dejar la zona de la bolsa libre de producto.

4) Corregir las ojeras

Como adelantábamos antes, la mayoría de las veces vamos a corregir las imperfecciones con el uso del color y no con otros productos. La ojera es un ejemplo perfecto para que puedas darte cuenta de la importancia de saber elegir un tono u otro.

Los parches antiojeras son una solución eficaz para combatir las ojeras Freepik/wayhomestudio

Si la ojera es casi imperceptible, simplemente bastará con iluminar la zona con un tono beige natural o utilizar la propia base de maquillaje para cubrir. Cuando está mucho más pronunciada, este gesto no bastará para disimularla así que recurriremos a neutralizar la zona con un tono salmón. Una vez que la ojera se encuentra más neutra, seguiremos trabajándola con un tono beige para corregir el aspecto anaranjado. Este segundo paso lo podemos llevar a cabo sin problema con el uso de correctores o bases.

5) La base de maquillaje

Tienes que saber escoger la base de maquillaje en función de tu tipo de piel. Hay muchísimas bases con diferentes texturas y composiciones con lo que es importante tener en cuenta el tipo de piel que tenemos para poder saber por cuál decantarnos.

Un truco de experta es que nunca debes probar los tonos de base de maquillaje en la mano. La razón es que nada tiene que ver el tono de la piel de la mano con la del rostro. Cristina Lobato nos recomienda hacer la prueba en la zona de la mandíbula hacia el cuello y la base siempre se tiene que fundir con la tonalidad del cuello.

Lo ideal es que el tono sea idéntico al de tu piel

Para saber qué tono escoger siempre debes de pensar que lo ideal es el que sea idéntico al de tu piel. Es preferible pecar por defecto que por exceso, es decir, si dudas es más recomendable elegir un tono por debajo del natural que uno por encima. Tienes que pensar que el color al rostro lo aplicaremos más tarde pero para ello usaremos otros productos como los coloretes o los polvos de sol.

6) Maquillaje de ojos

A la hora de empezar a maquillar tenemos que arrancar por la mirada. La razón de este inicio es por si caen restos de sombra sobre la piel. Después de haber trabajado el ojo debemos de mirar si es preciso limpiar y luego aplicaremos la base.

7) Las sombras de ojos

En cuanto a las sombras de ojos, Cristina Lobato recomienda empezar con técnicas muy sencillas para luego, con la práctica, ir empezando a usar maquillajes más complejos. Su uso básico es aplicar un solo tono en el párpado móvil y difuminar hacia el párpado superior para que vaya en degradado. Un buen truco es recurrir a un tono de la gama de los ocre pero que tenga algo de luz y brillo.

Maquilladora trabajando las sombras sobre los ojos Freeepik

Otra zona que no debes olvidar nunca cuando estés maquillando tu mirada es unificar con una sombra del color de tu piel el arco de la ceja. Es la fase final del maquillaje de los ojos pero muchas mujeres no reparan en ello y solo usan producto en los párpados.

8) El uso del eyeliner

El eyeliner es el producto que te puede generar más frustración. La maquilladora tiene un truco para empezar a coger experiencia y es practicar con un lápiz de ojos maquillando a ras de las pestañas, desde el lagrimal hacia la raíz de las pestañas, quedándonos en el exterior. Con un pincel biselado difuminamos el color para crear el efecto eyeliner. Lo podemos hacer con ese mismo lápiz arrastrándolo del propio delineado.

9) La máscara de pestañas

Si te gusta mucho la máscara de pestañas, se pueden aplicar dos capas. Primero un ojo y luego el otro, así dejamos actuar la primera capa antes de aplicar la segunda. Si lo hacemos en el mismo ojo dos veces seguidas puede apelmazarse todo el producto.

Máscara de pestañas de L´Oréal. PVP: 9.95€ Druni

Tienes que tener en cuenta que la máscara tiene una caducidad máxima de seis meses. Es muy importante revisar su estado pasado este tiempo porque genera bacterias que nos pueden crear problemas de conjuntivitis en los ojos ya que el producto no está en óptimas condiciones.

10) Polvos selladores

Una vez aplicada la base debemos de sellarla con el uso de polvos. Una vez sellado con el polvo no podemos volver a aplicar ningún producto fluido o en crema porque nos creará un efecto pastoso y cuarteado así que la recomendación de nuestra experta es no sellar hasta que no tengamos claro que el resultado que hemos logrado en ese momento es el que buscamos.

Bastará con que pongas en práctica estos diez trucos de experta para ver como tu maquillaje evoluciona rápidamente. Además te aconsejamos que, si te gusta el maquillaje, no dudes en contratar una asesoría con expertos que te aconsejarán de una manera totalmente personalizada cual es el mejor make up para ti y qué tipo de cosméticos son los que debes utilizar.