Los nuevos capítulos de la serie documental ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ vuelven a dar mucho de qué hablar y sobre todo, ha despertado una gran curiosidad la aparición de una tercera persona: Sonsoles, una camarera a la que Antonio David Flores conoció en una discoteca de Chipiona, La Brisa, en el verano de 1998 y con la que supuestamente le fue infiel a Rocío Carrasco, cuando esta estaba embaraza de su segundo hijo David.

Tras conocerse en los dos primeros capítulos los supuestos malos tratos que sufrió la hija de Rocío Jurado por parte de su exmarido y el presunto odio que este inculcó a sus hijos contra su madre, en los episodios 2 y 3, Rociito relató varias situaciones estremecedoras que vivió como cuando su exmarido.

Según su versión, el exguardia civil trató de tirarla por una ventana estando embarazada de su segundo hijo, los continuos desprecios que este le hacía como el llamarla “loca” y que iba a “mal parir” por los celos que tenía, mientras él salía de fiesta continuamente y le era infiel en su cara con una mujer llamada Sonsoles, la amante de Antonio David Flores.

Carrasco llegó a verles besarse en un bar, motivo por el que se marchó del local y regresó sola andando a su casa. "Le tenía pavor a que llegara la noche, empecé a ver cómo le tocaba con la manita en la cara y eso no me gustaba. Uno de esos días, me dijo que iba a por una copa. Tardó mucho y fui a buscarlo y vi a Antonio David comiéndose la boca con la chica. Él me vio. Yo salí corriendo del bar y salgo llorando. Me dio un ataque y me puse a llorar. Me empieza a doler mucho la barriga y empiezo a tener pinchazos, como si fueran contracciones".

Él estaba utilizando ese embarazo para decirme que yo estaba loca y que lo que veía no era real

Después Rocío recordó entre lágrimas lo que pasó entonces: "Él se viene detrás mío y me dice 'tú estás loca, no estás bien de la cabeza, el embarazo te está afectando a la cabeza'. Yo empiezo a hiperventilar, a tener un ataque de pánico, embarazada de su hijo. A mí ese ataque no me entra porque me esté poniendo los cuernos, este ataque no me entra como mujer, sino como madre embarazada. Él estaba utilizando ese embarazo para decirme que yo estaba loca y que lo que estaba viendo no era real".

Carrasco aseguró que todo lo que estaba viviendo le estaba pasando factura mentalmente y físicamente, en su embarazo. "Me dolía mucho la tripa, le pedía por favor que me llevara a casa. Me dijo 'yo no te llevo a casa, me quedo con esta'. Me fui andando a las seis de la mañana, embarazada, sola por la carretera y llorando con el 'estás loca' en la cabeza. Yo no iba a llamar a nadie, él contaba con eso. Yo en ese instante decido que yo me separo, no sabía ni cuando ni cómo".

Todos menos Rocío, sabían que Sonsoles era la amante de Antonio David

Durante el segundo embarazo, Antonio David continúa con su relación con Sonsoles. "Cuando nos vamos a Madrid me voy con esperanza, con felicidad entre comillas. Pensé que poniendo distancia, mejor. Tengo reposo absoluto. En octubre, él desaparece un fin de semana. Se fue un jueves por la tarde noche y regresó un lunes por la mañana. Empezó el sinvivir, el saber que no se ha ido a Málaga y que se ha ido a Sevilla para ver a Sonsoles. Me dijo un amigo que estaba en Sevilla, pero que no le dijera que yo te lo había dicho. Yo no le pregunté cuando volvió, me iba a seguir diciendo que yo estaba mal de la cabeza. No tiene escrúpulos a como tú te encuentres, si has sangrado, si no has sangrado…".

Según Rociito, muchos conocían esta infidelidad de Antonio David, incluidas su prima Chayo Mohedano, hija de Rosa Benito y Amador Mohedano, -que era amiga de la supuesta amante- y María Patiño.

A mí me gritaban 'Rociito, eres una cierva embarazada'

"Tenía contracciones de parto, ataques de pánico, ataques de ansiedad… Luego me enteré que lo sabía todo el pueblo, era vox pópuli, la única que no lo sabía era yo. Lo sabía el portero de la discoteca, lo sabían mis primos, mi prima…", desveló.

"A mí me gritaban 'Rociito, eres una cierva embarazada'. Lo sabían los periodistas, lo sabía María Patiño, ella lo ha dicho en la ocasión, ella lo sabe perfectamente", manifestó.

Habla Sonsoles, la amante: "Olga sabe que mi relación con David es real"

Dos días antes de emitirse los capítulos 2 y 3, Sonsoles, la mujer más buscada en estos momentos, se puso en contacto con María Patiño y corroboró la versión de Rocío Carrasco. La mujer confirmó que estuvo con el exguardia civil pero fue más allá, aseguró que Olga Moreno, mujer de Antonio Da, estaba al tanto de todo.  

“Olga sabe a ciencia cierta que mi relación con David es real”, desveló Sonsoles en un mensaje que envió a Patiño, donde también le contó: “Olga conoce la deslealtad de Antonio David a Rocío y es más, cuando Olga empezó con él, sabía que seguían juntos”.

“Olga lo sabe, no le importó en absoluto y desde entonces no nos hablamos”, concluyó la periodista.

Según la versión de Sonsoles, Olga Moreno habría intentado ponerse en contacto con ella hace pocas semanas, antes de que se emitiera el documental de Rocío Carrasco, cuando se puso en cuestión la fidelidad de su marido.

Patiño contó: “Yo quería que entrara cuando se hablaba de las infidelidades de Antonio David aquí y me dice que la persona que ha querido ponerse en contacto con ella y que le parece sospechoso es Olga”.

A pesar de Olga supuestamente tratara de contactar con Sonsoles, la mujer de Antonio David Flores se mantiene totalmente al lado de su marido y padre de su hija Lola.

Rocío Carrasco llamó a casa de Sonsoles y dijo que era "la mujer del novio de su hija"

Otra de las pruebas que tuvo Rocío Carrasco de que su marido le ponía los cuernos con Sonsoles fue cuando vio la factura de teléfono, fue muy elevada y se repetía un número constantemente a diferentes horas del día. "En un momento dado me acuerdo de que mi prima era amiga de Sonsoles, empiezo a ver que el número de las facturas de teléfono era suyo. Empecé a llorar".

Tras confirmar que era el teléfono de Sonsoles, Rocío esperó a que llegara Antonio David para hablar con él: "Yo estaba en el sofá cuando llegó y me acuerdo que encima de la mesa había una vela gorda que le habían regalado a mi madre, enganché la vela y se la tiré. Le dio a la puerta. Llorando le dije que de quién ese número. Yo le pregunté y él me dijo que estaba loca. Me dijo que iba a malparir, que los celos me estaban volviendo loca", recordó llorando.

Después, presa del odio y de los celos, hizo algo de lo que se arrepiente. "Marqué el teléfono. No me enorgullezco porque no debería de haberlo hecho. Se puso una señora, su madre, supongo. Pregunté por ella. Me dijo que de parte de quién, le dije que era la mujer del novio de su hija. Llamo solo para decirle que vaya preparando una habitación en su casa porque mi marido se iba para allá. Antonio David decía 'Rocío no, Rocío no'. Le dije que hiciera las maletas y que se fuera. Me dijo que era un escándalo. Me dijo que me quería. Yo lo dejé estar"..

Al final de episodio 'Se nos rompió el amor', Rocío Carrasco aseguró que tras todo esto, tuvo claro que quería separarse. Se justificó diciendo que consintió que él le para mil veces por encima pero no iba a permitir que hiciera lo mismo con su hijo. "Hoy lo puedo decir: si me llega a pillar sin estar embarazada, ese no entra por la puerta. A mí no me estaba faltando el respeto como mujer, me lo estaba faltando como madre, que era lo más importante para mí en ese momento", señaló con lágrimas en los ojos.

Antonio David Flores amenazó a Rocío cuando le dijo que quería separarse

Tras vivir todo este infierno de malos tratos, infidelidades y demás, Rocío Carrasco decidió separarse: “Le dije me voy a Chipiona con los niños y en septiembre, cuando vuelva, presentó la demanda de separación. Él entró en cólera y empezó a gritarme ‘¿Te vas a separar, Rociíto?’ y yo le dije que sí y me dijo ‘te vas a cagar, no vas a saber de dónde te van a venir, te vas a levantar de una y te vas a llevar otra’, me dijo gritando”.

Rocío Jurado escuchó la conversación y subió las escaleras a toda prisa diciendo: "'¿Que si mi hija se va a qué?’ y cuando llegó a la puerta él le dijo ‘tú te callas, Rocío Jurado, tú no conoces a Antonio David Flores’. Y ahí la acojonó, se calló, se dio la vuelta y se fue. Y fíjate que es esa la única verdad que ha dicho en toda su vida. Que me iba a cagar. Lo ha cumplido. Lo dijo y lo ha hecho”, ha recordado entre lágrimas.

Él sabía cómo tenía que atemorizar a mi madre. Supo acojonarla

Rociito explicó que su madre tenía "pánico a cualquier tipo de escándalo televisivo, porque ella no se quería ver metida en nada de eso".

Después continuó explicando: "Él sabía cómo la tenía que atemorizar y así lo hizo. Supo acojonarla, sabía lo que tenía que hacer para callar a la gente, tenía a una familia atemorizada", ha asegurado Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco hablas tras emitirse el documental

Antes de empezar la emisión de los nuevos capítulos del documental, Carlota Corredera dio paso a un audio que Rocío Carrasco había enviado al programa para transmitir tranquilidad y agradecer todo el apoyo recibido: "Estoy bien, en casa con los míos, un pelín desbordada con todo lo acontecido esta semana, pero estoy tranquila y serena”.

Continuó diciendo: “Quiero agradecer a todos los que me han creído, a las mujeres que se han sentido identificadas o reflejadas con mi relato. Tengo fuerza, estoy fuerte para seguir contando mi historia y esa fuerza también es gracias a vuestro apoyo".