Rocío Carrasco desveló en su documental que había intentado quitarse la vida el 5 de agosto de 2019, poco después de conocer que su hija, Rocío Flores, iba a defender desde plató a su padre Antonio David Flores, mientras concursaba en 'Gran hermano VIP'.

La hija de Rocío Jurado contó esta información en el primer primer capítulo de la docuserie 'Rocío: contar la verdad para seguir viva' y desde entonces sigue dando mucho de qué hablar.

En los últimos días, está siendo muy cuestionada por ello y se ha puesto en duda su intento de suicidio después de que 'El Mundo' publicara la documentación médica y judicial que dejaba en entredicho el testimonio de Rocío y tras contar con el testimonio de los médicos, que negaron que intentaran suicidarse.

Según el citado medio sólo se tomó tres clases de pastillas, dos tipos de ansiolíticos y antidepresivos que le produjeron “mareo” cuando fue atendida, algo que ella misma contó en el documental. Además, según los expertos médicos que ha consultado el diario, la cantidad que ingirió no puede considerarse una dosis letal. Estas mismas fuentes explican que estas pastillas las tenía a su alcance debido al trastorno ansioso-depresivo que sufre y por el que está en tratamiento psicológico desde 2011.

Jorge Javier: "No fueron tres pastillas, fueron 32 de tres diferentes medicamentos”

Carrasco también negó a los médicos que quisiera quitarse la vida, asegurando que “había sido un error”, algo que venía recogido en los partes médicos de los dos hospitales en los que fue atendida, el de Sanchinarro y, horas después, el HM Puerta del Sur, en el que sí se habla de “una supuesta finalidad autolítica”, término médico que significa intento de suicidio.

Tras ponerse en duda su intento de quitarse la vida, la productora La Fábrica de la Tele señaló que “aunque no se quiso ahondar en este hecho, mañana haremos público el informe médico”.

Después, Jorge Javier Vázquez señaló en 'Sálvame': "Todo esto está acreditado. Desmentimos categóricamente que el intento de suicidio fuera mentira" y aclaró con rotundidad que “no fueron tres pastillas, fueron 32 de tres diferentes medicamentos”.

El informe médico de Rocío Carrasco sale a la luz

Este miércoles, el periódico 'Abc' ha publicado la prueba que vendría a corroborar el testimonio de Rocío Carrasco, el informe de urgencias que mencionó Mediaset que publicaría este miércoles, es del Hospital HM Sanchinarro, con fecha 5 de agosto de 2019. En él aparece que Rocío ingresa por urgencias a las 14.24 horas. El documento que ha salido a la luz con autorización expresa de Rociito.

En el primer párrafo, los profesionales diagnosticaron que fue un "intento autolítico", es decir, que sí hubo intento de suicidio. Tras ver a la paciente, el médico de urgencias, la doctora Montes Andújar, y la psiquiatra de guardia, la doctora Mariana Castrillo, evidenciaron una sobreingesta de tranquilizantes cuya finalidad era quitarse la vida.

En el informe se puede leer: "La paciente en el día de hoy, sin identificar desencadenante, decidió ingerir alrededor de 7 comprimidos de lorazepam 5 mg, un blíster y medio de mirtazapina 15 mg (22 comprimidos) y 10 comprimidos de tranxilium (no sabe especificar la dosis)".

Ingesta muy significativa de pastillas

Según médicos expertos, se trata de una ingesta muy significativa que puede poner en peligro la vida de cualquier persona. Por ello, Rocío requirió un tratamiento intravenoso con medicamentos específicos, en este caso Flumazenil, que sirve para tratar este tipo de intoxicaciones.

En la conversación de la psiquiatra de guardia y Rocío Carrasco, esta le comenta "que se siente desbordada por lo que identifica como conductas de acoso por su exmarido ante los medios de comunicación, el odio que sus hijos sienten hacia ella y no ve una salida a la situación actual".

Después insiste en que "le habría gustado que su plan funcionara y que siempre queda el puente de Segovia para volver a intentarlo". Esta intención reiterada de la paciente por acometer el suicidio es la que llevó a que el centro la ingresara en una unidad especializada, algo que Rocío acepta voluntariamente.

Rocío Carrasco permaneció ingresada durante un día en la unidad especial, mejorando su estado clínico. Cuando ella solicitó que le dieran el alta porque quería volver a su casa bajo su responsabilidad y supervisión de sus familiares para continuar con su recuperación, algo que ella misma relató en el documental, los médicos se negaron. Entonces ella abandona el hospital, al parecer temía que los medios se enteraran de este intento de suicidio, por eso en el informe del HM Puerta del Sur aparece "alta por fuga".

En el informe médico también figura que Rocío lleva siendo tratada por diversos profesionales de la psiquiatría desde hace 11 años y seguía un tratamiento para su trastorno ansioso-depresivo.