Después de pasar un sábado de chicas en el teatro junto a su suegra Sofía, su madre, Paloma Rocasolano, sus hijas y sus dos sobrinas, al día siguiente Letizia puso rumbo a República Dominicana ya que este lunes empezaba la programación de su viaje de cooperación, que ha comenzado visitando un proyecto para mejorar las instalaciones de abastecimiento de agua potable en comunidades rurales.

Letizia Ortiz se desplazó hasta la localidad de Monte Plata, concretamente visitó la comunidad de Nueva Esperanza, a unos 50 kilómetros de Santo Domingo, -una de las regiones con pobreza extrema-, donde pudieron explicarle con detalle el funcionamiento y la asturiana pudo charlar con varias mujeres locales.

Sin embargo, durante la visita ha protagonizado un momento delicado que casi le cuesta un disgusto, ya que casi se cae al caminar hacia el vehículo en el que se está desplazando por el país. Aunque había varias personas que estaban pendientes de tenderle su mano, -en el corto recorrido que iba de la casa que se encontraba al coche-, por si ella lo precisaba, Letizia quiso andar sola por un camino de barro y declinó la ayuda ofrecida.

La reina se agarró de un tronco y pisó a la vez rápidamente una piedra y es cuando se produjo el traspiés que casi acaba con la reina en el barro si no llegar a ser porque los hombres que se encontraban a su alrededor la sujetaron rápidamente para evitar que se produjera la caída.

Letizia ha estrenado tres prendas en su primer día

Para la ocasión, Letizia escogió un look compuesto por un pantalón blanco de Massimo Dutti, un bolso de ante azul de Hugo Boss y tres estrenos: una camisa de Massimo Dutti con rayas verticales -que tanto se llevan- y botonadura en la espalda; los zapatos también son nuevos al igual que la americana, de color azul marino, que se la tuvo que terminar quitando debido a las alta temperaturas.

Letizia lució tres estrenos en su primer día en República Dominicana.

El pasado domingo, la mujer del rey Felipe VI llegó al hotel de República Dominicana y algunos medios locales protestaron y denunciaron las estrictas medidas de seguridad que rodeaban a Letizia y que impidieron captar su imagen a su llegada. En el hotel un miembro de seguridad tapó el objetivo de una de las cámaras. Este lunes la jornada ha sido más tranquila.