Paz Padilla

La hija de Paz Padilla, su casoplón, sus dramas, su duro divorcio y su “sufrimiento” en ‘Sálvame’

La humorista y actriz fue la última invitada en acudir al programa de Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’. La entrevista fue una de las más divertidas. Además pudimos ver su casa, cómo es su hija y su asistenta. También relató los momentos más dramáticos y habló de ‘Sálvame’ y sus compañeros.

  • El casoplón de Paz Padilla, su hija, sus dramas y su sufrimiento en ‘Sálvame’
    El casoplón de Paz Padilla, su hija, sus dramas y su sufrimiento en ‘Sálvame’ Mediaset
  • Bertín Osborne y Paz Padilla
    Bertín Osborne y Paz Padilla Mediaset
  • La casa de Paz Padilla en Madrid.
    La casa de Paz Padilla en Madrid. Mediaset
  • La casa de Paz Padilla en Madrid.
    La casa de Paz Padilla en Madrid. Mediaset
  • La habitación de la hija de Paz Padilla en Madrid.
    La habitación de la hija de Paz Padilla en Madrid. Mediaset
  • La hija de Paz estuvo cenando y charlando con ellos.
    La hija de Paz estuvo cenando y charlando con ellos. Mediaset
  • Paz se puso a bailar con su asistenta una canción africana.
    Paz se puso a bailar con su asistenta una canción africana. Mediaset
  • Bertín se partió de la risa hablando con la madre de Paz.
    Bertín se partió de la risa hablando con la madre de Paz. Mediaset
  • La casa de Paz tiene 384 metros construidos sobre un jardín de 1.800.
    La casa de Paz tiene 384 metros construidos sobre un jardín de 1.800. Mediaset
  • Durante la grabación se quedaron sin luz, Paz le enseña el vestidor.
    Durante la grabación se quedaron sin luz, Paz le enseña el vestidor. Mediaset

Paz Padilla estuvo sembrada en la entrevista que concedió a Bertín Osborne y se abrió en canal hablando de todo tipo de temas personales y laborales sin perder el sentido del humor que le caracteriza. Incluso cuando sufrieron un apagón de luz de bastante tiempo durante la grabación. Creo que Bertín no se lo ha pasado tan bien en ninguna otra entrevista. Se pasó el programa muerto de la risa, casi por el suelo, y eso que a veces la gaditana relató episodios dramáticos de su vida. Por todo ello no es de extrañar que ‘Mi casa es la tuya’ fuera el programa más visto del pasado miércoles por la noche.

La presentadora y humorista mostraba por primera vez su maravilloso chalet de 1.811 metros cuadrados de parcela, una vivienda con una superficie construida de 384 metros cuadrados sobre un jardín de 1.800, que se encuentra en la urbanización El Bosque de Villaviciosa de Odón. Aquí vive con su marido, Juan Vidal, -aunque éste trabaja entre semana en Cádiz y se ven los fines de semana-, y con su hija Anna, que ahora está estudiando Economía en Inglaterra. 

Su hija Anna es ‘influencer’ y maravilló a Bertín y a la audiencia

Gracias al programa pudimos conocer más a Paz Padilla en el terreno personal y su hija Anna, de 20 años, deslumbró en la entrevista, ya no sólo por su belleza y simpatía sino por lo educada que es y el saber estar que tiene. Aunque no tiene nada de acento andaluz, a diferencia de su madre.

Durante el programa, la presentadora habló maravillas de ella resaltando lo buena que ha sido siempre y estudiosa, de que la castigaba si sacaba un siete, aunque también destacó “lo pija y fina” que es desde pequeña que nunca se manchaba en el colegio ni en el parque. “Mi hija se súper pija. La gente me dice: ‘¿ésta es tu hija? Uy, se parecerá mucha al padre’. Y les digo: 'pues mira el padre tampoco es tan mono. Yo me llevo muy bien con él”, indicaba a Bertín. La hija también bromeó sobre este asunto. Cuando le dicen que es guapa y que no se parece a su madre, les responde: Eso cómo me lo tomo, ¿estás llamando a mi madre fea?”.

Paz explicó que su hija también es ‘influencer’: “Tiene un canal de Youtube y le siguen y le regalan un montón de cosas y todas me las quedo yo”. Al igual que la gaditaba, Anna también está muy orgullosa de su madre, de la que dice que ha dejado el listón muy alto y aseguró que se parece mucho a ella: “Me parezco en todo. Llevamos toda la vida juntas, inseparables, y ahora mismo me veo, gestos, lo que pienso y digo soy ella, me da hasta rabia, parecemos la misma persona pero el carácter de mi madre yo no lo tengo”.

Sin embargo confesó que cuando era pequeña renegaba un poco de su madre: “Al principio me enfadaba, le decía: ‘compórtate’. Me daba vergüenza ajena pero luego le decía que le contara cosas a mis amigas porque se reían mucho con ella”.

Las exigencias de Paz a su hija

Mientras cenaban, Bertín le ofreció a Anna si quería beber vino, algo que ella rechazó, como su madre. Paz comentó que con este tema del alcohol ella ha sido siempre muy pesada. La hija de la presentadora comentaba que su madre siempre ha sido muy exigente con ella: “Me castigaba si no sacaba más de un 7 en un examen. Todo el fin de semana sin salir” Yo creo que te gustaba tenerme el fin de semana en casa contigo”. A lo que Paz respondía: “No te castigaba, es que tenías mucha capacidad, eras de sacar 10”.

A pesar de que la hija de Paz ha pasado mucho tiempo sin ella, señaló que no ha tenido carencias: “Yo recuerdo vivir en Barcelona y pasar casi todo el tiempo sola porque ella trabajaba en Madrid pero a todos los sitios que podía llevarme me llevaba, casi que me he criado detrás del teatro pero siempre me he sentido súper querida… Desde pequeña siempre me ha tenido muy en cuenta, entonces siempre le voy a contar las cosas la primera a ella. Me dice que el mejor consejo siempre me lo va a dar ella que ya ha pasado por eso y es así. Por eso tenemos tan buen relación y nos vamos de viaje solas”.

La relación de su hija con su padrastro

La hija de Paz habló de su relación con el marido de su madre: “Yo a Antonio no le conocía pero de oídas me sabía toda su vida. Me hacía gracia que se llamara Antonio Juan y un día me lo presentó pero yo no sabía nada aún. Yo ahora le quiero muchísimo, es que es muy bueno, mi madre se enfada porque le doy la razón.”. Rápidamente Paz saltaba: “Nunca me da la razón, a mí, que soy su madre. Él hace cosas mal y tú tienes que callarte”.

También hablaron de los novios de Anna, algo que a la presentadora le costó aceptar al principio “pero ahora con 20 años, ya no puedes decir que no a nada”. La hija contaba lo que Paz les hace a sus yernos: “Le llama para pedirle recados”, a lo que la humorista decía con gracia: “¿Para qué están los yernos?  Para que echen una mano. Llévame a tal sitio, cómprame esto… eso es un yerno. Y si no lo hace, mal yerno es. Pero me echa muchos cables porque siempre estoy trabajando no tengo tiempo para nada”. En esta conversación, Anna se refería a su novio con el que estuvo saliendo durante cuatro años, un chico de su instituto, Jorge Pedrero, con el que rompió hace poco, ya que la madre así lo confirmó en las redes. 

Paz: “Cuando me separé, no paraba de llorar”

Paz también habló de lo mal que lo pasó cuando se divorció de su primer marido y padre de su hija Anna,Albert Ferrer, que le dijo tras 7 años juntos que “se le acabó el amor” de la noche a la mañana. “Cuando yo me separé, lo pasé muy mal, no se lo deseo a nadie. Lloraba mañana tarde y noche. Él nunca me vio llorar. Venía a recoger a la niña y yo me pintaba y me ponía muy graciosa, le contaba dos chistecitos y cerraba la puertas y a llorar luego” y añadía: “Yo estaba locamente enamorada de ese hombre, pensé que nunca volvería a enamorarme de un hombre. Él me dijo de la noche a la mañana que se le apagó la llamita”.

La presentadora desveló que no se arrepiente de nada de lo que ha hecho y sobre todo lo que ha conseguido como mujer y ella sola. “Paría a Ana y empecé a trabajar a la semana y me la llevaba a todos lados”.

Chiquito de la Calzada fue su maestro: “Tú tira para delante y nunca hagas como que estás perdida”, le aconsejaba. “Desde el primer día que me subí a un escenario siempre he sido feliz. Un escenario me ha salvado de todos mis problemas como cuando murió mi padre. Le enterré por la mañana y por la tarde tuve que ir a grabar”.

Su marido no supo que iban a casarse hasta dos horas antes

Paz y su marido Antonio Juan Vidal ya fueron novios de jóvenes, fue el primer amor de la presentadora. Ella recordó cómo fue la vez que volvieron a reencontrarse: “Una noche cené con él, me enseñó las constelaciones y me vino su olor. Lo recordé, ese olor de Antonio. Me dio un beso y dije: ‘estoy en casa’. Sabía que me iba a casar con él”.

Después vino otro de los momentos más graciosos, cuando Paz relató cómo preparó la boda con su pareja Antonio, a sus espaldas, en India. Los organizadores alucinaban cuando ella les explicaba que todo tenía que ser sin que el novio se diera cuenta hasta dos horas antes de la propia ceremonia. “Antonio en dos horas viene un elefante a por ti y nos casamos. Le hicieron un tratamiento para aclararle la cara, le exfoliaron… A las once de la mañana tenía al elefante en la puerta y le digo que nos vamos a casar y que lo he preparado todo. Él me decía que no, y yo con el elefante esperando en la puerta, con todos los pompones y todo, y él que diciendo que no quería casarse sin su familia y las hijas y ahí le tuve que prometer que nos casábamos en Cádiz”.

La presentadora continuó relatando la experiencia: “Y con 50 grados, nos llevan a los dos en elefante. No he pasado más fatiga en mi vida. El ‘Dragón Khan’, una mierda, al lado del elefante. Tuvimos que firmar los papeles y estaban en indio. Antonio diciéndome: ‘Pero que yo soy abogado, ¡desde cuándo se firma algo sin saber qué pone!... Después sacaron una caja de polvorones, estando con 70 grados por un fuego que nos habían puesto en medio representando al sol. El guía espiritual tenía una mierda en las uñas… pero negro, negro. Corta un poco de  polvorón y con el ritual aparece un niño que tenía más mierda aún en las uñas que el otro y le mete el polvorón en la boca a Antonio. No quería tragarse el polvorón pero no podía decir me cago en todas tus muelas ni escupirlo”.

“Después las fotos de la boda nos las hacen como si hiciéramos la Primera Comunión, con las manos juntas y la cabeza apoyada en las manos, con él detrás de mí y yo decía que un besito pero el otro decía que no. En la India no se puede besar… Horroroso, esa fue nuestra boda en la India”.

Paz relató que luego en Cádiz tuvo que cumplir con lo prometido: “Yo cuando me caso en Cádiz obligada, yo quería hacer algo de la India y le pedí a algunos amigos y familiares que se aprendieran una coreografía de Bollywood, lo prepararon por su cuenta y cuando nos casamos, nos vestimos de la India e hicimos el baile”. Paz mostró públicamente un fragmento del baile en el programa.

Bertín interroga a la empleada del hogar de Paz

La asistenta de Paz, Anastasia, también hizo su aparición a lo largo de la entrevista. Es de Kenia y tiene a su hija allí. Bertín habló con ella en inglés, el mismo idioma con el que Paz habla con ella, y ésta le contó que llevaba trabajando casi dos años. “Es fantástica, muy dulce, muy buena. Me siento muy bien de estar aquí. Ella ha cambiado mi vida. Estoy muy feliz de estar aquí y con Anna también. Me encanta verla en televisión, me gusta. Es maravillosa. Muy divertida”, señaló.

Paz demostró que su cariño hacia Anastasia es mutuo. Se dieron varios besos y abrazos, incluso se lanzaron a bailar con una canción étnica. Su buena relación quedó patente y desmentía, de paso, las críticas que le llovieron a Paz en una ocasión en la que se le criticó de racista por unas declaraciones y después se la volvió a tachar de lo mismo cuando publicó una felicitación de Navidad con Anastasia, en la que se la veía sirviendo el café disfrazada de reno.

Paz: “Yo sufro mucho en ‘Sálvame’” 

Bertín le preguntó por el programa ‘Sálvame’ y por cómo se sentía presentándolo: “Yo nunca me enfado. Sufro mucho en 'Sálvame' y ellos lo pasan mal, sufren. Yo entiendo que en el programa tratan de sacar todos sus sentimientos, de por qué están enfermos, o por qué económicamente no están bien, ellos muestran sus vidas y tengo un papel, que a veces no me gusta, pero tengo que asumir que ese es mi trabajo y ese es mi papel. Yo he sufrido mucho, he tenido momentos de costarme seguir pero decirme: ‘bueno, es trabajo’”.

También habló de su relación con sus compañeros del programa: “En el fondo son todas buenas personas, en el fondo los quiero a todos, es el programa el que genera ese tipos de cosas. Yo a veces les provoco, les irrito… y claro lo normal es que salten conmigo. Es nuestro trabajo. Yo no tengo filtro. Soy muy sincera, ellos piensan que soy muy directa pero hay cosas que no las puedo remediar. Me llevo bien con todo el mundo han intentado que tuviera problemas con todo el mundo con Jorge, Carlota… yo no me llevo mal con nadie”.

¿Cómo se lleva con Jorge Javier y Carlota?

Desmintió una mala relación con Jorge Javier Vázquez y Carlota Corredera: “Yo estoy encantada de que Jorge trabaje porque él tiene que descansar y entonces trabajo yo. Él nunca me ha visto como un rival sino como ayuda porque él puede descansar, a  la vez, a mí me pasa lo mismo con Carlota, he estado ocho años sin vacaciones, ni navidades ni verano ni nada. ¡Qué mal rollo va a ver, agradecida!

Respecto a los rumores de que se había planteado dejar el programa, explicó: “Yo nunca dejaría ‘Sálvame’, no me gustaría que dejaran de contar conmigo espero que no suceda. Me gustaría irme con ‘Sálvame’, el día que bajen el telón, espero estar ahí. ‘Sálvame’ me ha dado muchas tablas, no me ha dado miedo a nada, no tenemos guión, por el pinganillo me va diciendo las cosas el director… ¡Eso es maravilloso! Es el éxito de ‘Sálvame’, no hay escaleta, surge allí”.

Lo peor de presentar ‘Sálvame’

“‘Sálvame’ en cierta manera me ha quitado el respeto que la prensa me tenía como personaje, como es un programa de cotilleo ya podían decir, contar, seguirme a todas partes y todo vale, aunque no toda la prensa es así. Yo pensaba que había un respeto porque yo que nunca me he sentado a dar exclusivas ni he vendido nada, hay fotógrafos que se han encarado conmigo diciéndome presentas 'Sálvame', te tienes que fastidiar. No creo que a Chistian Gálvez le estén todo el día “Con la c, empieza por… con la c!!”, señaló queriendo poner una nota de humor a algo que no le hace ni ‘mijita’ de gracia.

A veces extraña no ser anónima

Sin embargo, Paz confesó los puntos negativos de la fama. “El poder disfrutar de mis carnavales, nosotros que lo llevamos en las venas, te gusta meterte con la gente pero al ser Paz Padilla ya no puedo. La gente te pide besos y entonces me voy a mi casa y me harto a llorar y me siento en el sofá. Escucho una caja y un bombo y yo me emociono. Algún día dejaré de ser famosa y podre mezclarme en mi Cádiz y poder ser de nuevo Mari Paz”.

“He crecido mucho porque esta profesión te pone las pilas, ser artista, criar a tu hija y estar lejos de tu familia y criarla sola, creo que no volvería atrás porque me he hecho de hierro. Pero si siguiera en mi tierra, con mi gente, en el hospital… sería feliz también”, señaló.

Su madre hizo que Bertín y Paz no pararan de reírse

Madre e hija recordaron un cumpleaños en el que a Paz se le ocurrió regalarle un ‘boy’ (streapper), algo que alegró mucho a la madre de la presentadora y que recordaba con mucha gracia: “Me entró un calor que pa que te cuento. Me sobraba tó. Acabé toda lleva de purpurina”.

Además contó que cuanto fue a buscar el móvil a la habitación, Paz le preguntó: “¿Quieres que te eche un porvo (polvo)?” y ella contestó: “No hija, no te gastes más dinero ya hoy”. Con un Bertín muerto de la risa y Paz sin parar de reír, ésta confesó: “Se lo pregunté de broma y ella me contestó muy seria y yo luego preocupara toda la noche porque estaba recién operada y aún tenía los puntos, yo con miedo de que la diera algo… ¡Como se me muera, cómo le digo a mis hermanos que la he matado por contratar a un boy!”.

Vivió una infancia marcada por la pobreza

La gaditana desveló momentos duros de su infancia, como lapobreza y los pocos recursos con los que vivían de pequeños sus padres y sus siete hermanos. “Mi madre es una buscavidas. Se las agenciaba para hablar con el frutero y que este les dejara más baratas las frutas que se habían caído, que tenían un golpe…el panadero le daba el pan del día anterior, ella nos lo remojaba y después lo tostaba. He comido mucho pan ‘tostao’ de chica. Después mi madre le echaba manteca”.

También confesaba cómo por el día de su Primera Comunión no tuvo fiesta ni regalos y el vestido era prestado y nada más acabar la ceremonia, se lo quitaron. Por todo lo vivido, Paz ahora se preocupa de que a su madre nunca le falte de nada y le concede todo tipo de caprichos.

Paz asume con humor desde pequeña no haber sido guapa. “De pequeña me llamaban ‘la mona’ porque era poco agraciada y ahora soy ‘la artista’, he subido de categoría”.

A través de la entrevista también hemos sabido que los padres de Paz se casaron en el hospital porque su padre se partió la tibia, el peroné y el fémur y su madre estaba arriba pariendo de su último hermano. “Se casaron él con la pierna para arriba y ella embaraza”, señaló.

Incendió su casa y se escapó en otra ocasión

La presentadora le contó a Bertín que de pequeña llegó a quemar su casa después de que se le ocurriera quemar un colchón, un disgusto que provocó que su madre se pusiera de parto del último hijo. “La casa se quedó en cenizas, me arrepentí mucho. Me costó muchos años asumir la autoría (bromeaba). La casa estaba destrozada y era navidad y nos repartieron a cada uno en casa de un vecino. Me tocó una vecina que sólo ponía lentejas, me arrepentí mucho por eso”, sigue bromeando.

“Es que yo soy un poco bicho”, señalaba, para contar a continuación otra de sus anécdotas de pequeña: “Me escapé una vez, compré mortadela y me subí a un árbol”. Mientras todos la buscaban, su madre le decía a los vecinos: “Es muy alta, destartalada, fea...” y entonces le decía: “¿Para qué la están buscando entonces”, comentó Padilla.

A día de hoy le gusta seguir haciendo de las suyas, por ejemplo contó que le gusta “putear” a los que hacen retratos que están en la calle. “Me gusta ir por detrás del que se hace el retrato y poner caras [de como que no está quedando muy allá] Y al otro se les descompone la cara. El otro paga los 15 euros cabreado”.

Hubo un tiroteo en su casa

También le contó a Osborne el episodio de un tiroteo que vivió la primera noche que pasó en esta casa. “Aquí hubo un tiroteo. Escuché jaleo y llamaron al timbre, era la Guardia Civil y escucho tiros y yo tenía a mi hija chiquitita, yo pensé en las películas de cowboys, las balas que atraviesan las paredes y cristales, no hay nada peor que morir de una bala perdida. Cogí a la niña y la metí en la chimenea, porque la lógica mía era que los ladrillos eran más gordos por la resistencia del calor, pensé, y la metí. La niña me gritaba: ¡Mamá! y yo: “Tu cállate que a ti no te van a matar”, contaba son humor ante un Bertín que no paraba de reírse.

Paz explicó que la Guardia Civil le dijo que se había producido un robo y que habían saltado la valla de su jardín y que al menos había cinco personas. “Me dijeron que encendiera la luz y yo sin saber dónde estaban los interruptores de la luz porque era mi primer día allí. Le pegaron un tiro a uno en la pierna”.

Después vino otro de los momentos divertidos, cuando se produjo un apagón en toda la casa, que les dejó a oscuras. Paz, haciendo alarde de su humor y mientras están a oscuras y se sigue grabando, le dijo al presentador: “Bertín méteme mano que no nos ve España. Que no nos está viendo ni mi marido ni tu mujer”.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba