Los dos hijos mellizos de Pablo Iglesias e Irene Montero, Leo y Manuel, de dos años de edad, se encuentran ingresados en el hospital Gregorio Marañón a causa de una bronquiolitis, lo que ha llevado a la ministra de Igualdad a cancelar la comparecencia que tenía prevista para este lunes a las 16.30 horas en el Congreso de los Diputados.

Los hijos del vicepresidente del Gobierno y la número dos de Podemos llevaban algunos días enfermos y el sábado comenzaron a empeorar por lo que se aconsejó su ingreso en el hospital, según han informado a 'La Vanguardia' fuentes próximas a la ministra Montero.

Aunque la última hora del estado de salud de los pequeños era que era que el domingo habían experimentado una mejoría, los médicos han decidido que permanezcan ingresados por el momento. Si la evolución de los dos niños sigue siendo favorable a lo largo del día de hoy, se prevé que puedan ser dados de alta en las próximas 48 horas y regresar a su domicilio.

Los menores, son los hijos mayores de la pareja de Podemos, que nacieron de forma prematura el 3 de julio de 2018, en la vigésimo sexta semana de gestación, casi tres meses antes de la fecha prevista para su nacimiento.

Leo y Manuel estuvieron tres meses ingresados cuando nacieron

El parto fue de alto riesgo tanto para ellos como para su madre pero finalmente todo salió a la perfección gracias al servicio de neonatos del hospital Gregorio Marañón, el mismo centro en el que permanecen ingresados.

Los recién nacidos Leo y Manuel Iglesias Montero permanecieron ingresados en el área de neonatología del Gregorio Marañón hasta el 8 de octubre de ese mismo año en que fueron dados de alta. 

Su tercera hija, Aitana, nació poco menos de un año después, en agosto de 2019. 

Desde que se conoció la noticia del ingreso de los mellizos, Montero e Iglesias han recibido miles de mensajes de apoyo a través de las redes sociales, deseando la pronta recuperación de los pequeños. Sin embargo, -y a pesar de la delicadeza del tema-, también ha habido mensajes de odio contra la pareja.