Olvido Hormigos

Olvido Hormigos abre las puertas de su casa en los Yébenes

  • La casa de Olvido Hormigos por fuera
    La casa de Olvido Hormigos por fuera Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • El salón
    El salón
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes
    Olvido Hormigos enseña su casa de los Yébenes Mediaset
  • Detalle de la cubertería y vajilla de la mesa
    Detalle de la cubertería y vajilla de la mesa Mediaset

La exconcejala de Los Yébenes (Toledo) ha abierto las puertas de su casa con motivo de su participación en el concurso ‘'Ven a cenar conmigo, Gourmet Edition’, programa en el que se enfrenta a sus rivales Raquel Revuelta, Sofía Cristo, Rafi Camino y Olfo Bosé.

Había mucha expectación por ver el interior de la casa de Olvido Hormigos, compuesta por dos plantas. Sin embargo a Raquel no le ha gustado mucho: “La casa de Olvido yo creo que está fuera de contexto” y añadía: “Yo esperaba una casa de pueblo y esto es una ciudad”.

Imagen del salón de la casa de Olvido Hormigos.
Imagen del salón de la casa de Olvido Hormigos. Mediaset

Por fuera sí mantiene la estructura de una casa de pueblo pero en su interior, la casa cuenta con un estilo moderno.

El exterior de la casa.
El exterior de la casa. Mediaset

La cocina es pequeña. Tiene el microondas y horno integrados en el mueble, más la vitrocerámica. Como detalle, la nevera está llena de imanes.

La cocina de Olvido Hormigos.
La cocina de Olvido Hormigos. Mediaset

El salón es amplio y está dividido en diferentes estancias. Cuenta con todo tipo de detalles e incluso tiene una gran alfombra de un animal en el suelo.

El salón y la peculiar alfombra.
El salón y la peculiar alfombra. Mediaset

En cuanto a la habitación de matrimonio, es tipo suite. Amplia y tiene de todo: desde un zapatero, un sillón, a una biblioteca y una cinta de correr. Por eso no es de extrañar que llamara la atención de los concursantes.

La cama de matrimonio.
La cama de matrimonio. Mediaset

La habitación de matrimonio.
La habitación de matrimonio. Mediaset

En las mesillas que tiene a ambos lados de la cama, tiene a la vista varias fotos suyas: una de cuando era joven y otra, en la que aparece desnuda y embarazada. Un cuadro que llamó mucho la atención a Rafi Camino y a Olfo Bosé, cuando fueron a cotillear la casa. También se quedaron atónitos al descubrir que tenía decenas de “revistas porno”, en las que aparecía Olvido.

Fotos que tiene Olvido en las mesillas de su habitación.
Fotos que tiene Olvido en las mesillas de su habitación. Mediaset

Olvido: “Quedarme embarazada de Valeria ha sido lo mejor”

Una vez en la mesa, el torero mostró el cuadro y dijo que le gusta mucho. “Sales como Demi Moore. La he traído para decirte que me encanta”. Olvido reconocía: “Quedarme embarazada de Valeria ha sido lo mejor. La niña vino en un momento que lo necesitaba”.

Sus otros dos hijos son ya mayores. Mario tiene 18 años y Javier, 16. “Mis niños son mayores, son adolescentes, y están empezando su vida. La niña es la felicidad de la casa” y añadía: “Valeria es un regalo que me ha hecho la vida. Yo creo en dios mucho, siempre pienso que es un regalo que me hizo dios porque lo necesitaba”. Las palabras de Olvido emocionaron a Rafi Camino que no pudo evitar que se le soltaran las lágrimas. 

Sofía no sabía el nombre de dos de sus rivales

Como anécdotas de este capítulo están que Sofía Cristo no sabía el nombre ni de Raquel Revuelta ni de Olfo Bosé y se lo tuvo que preguntar. Ni siquiera sabía quién era Olfo. “Olfo es un nombre mítico, pero Olfo ¿qué? Es que no sé quién es”, se preguntaba la hija de Bárbara Rey.  

Sólo se sintió a salvo cuando vio a Rafi Camino: “Por fin llega alguien que se me su nombre”. En cuanto a los concursantes que le había tocado, decía: “Somos un grupo muy estrambótico porque no tenemos nada que ver los unos con los otros”.

Otro detalle a destacar fue cuando Raquel Revuelta le preguntó a la exconcejala si hacía algo ahora: “Ahora nada. La verdad es que estoy muy tranquila y lo agradezco, en un futuro quiero volver a lo que era mi vida antes en cuestión profesional, soy maestra”, explicaba Olvido.

Raquel y Sofía ponen problemas para comerse la codorniz 

En cuanto a la comida, la exconcejala trató de colar unas gambas compradas cocidas por langostinos frescos y hechos en casa, pero sus invitados se dieron cuenta, concretamente Raquel Revuelta que también puso problemas con el segundo plato.

La presentadora se mostró reticente a comer la codorniz al horno que había preparado la exconcejala. “Ay, no, perdóname. Yo estoy viendo un cuerpo decapitado”. Después explicaba a la cámara a solas: “Era como si la hubieran puesto ahí en el plato, mira no puedo con ello. Si doy rienda suelta a mi imaginación, me da pena”.

Con este mismo plato, Sofía Cristo también tuvo problemas cuando se enteró de que la salsa estaba hecha con vino. Olvido trató de convencerla: “El vino cocinado no pasa nada”, a lo que Sofía respondía: “No bebo alcohol, no me gusta y tampoco lo como en las comidas o en los postres. Por respeto, y porque es tu plato y tu noche, me lo voy a comer, en un restaurante no lo haría”. Después de todas estas pegas en los platos que preparó Olvido, vino el postre, su panna cotta con mango, que fue todo un éxito.  



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba