Màxim Huerta ha regresado este miércoles a 'El Programa de AR' para presentar su nuevo libro. No pisaba el plató de Telecinco desde hace diez meses, cuando abandonó el espacio, presentado por Ana Rosa Quintana, para dedicarse a su labor como escritor.

El periodista se encuentra bastante apartado de los focos desde que fue ministro de Cultura y Deporte en el gobierno de Pedro Sánchez, cargo que dejó pasados solo seis días tras revelarse que defraudó a Hacienda. De este episodio y de cómo se encuentra ahora ha hablado con sus excompañeros.

El infierno que vivió Màxim Huerta

"Yo estaba muy ilusionado aceptando la cartera, que ahora estoy después de este tiempo de silencio, que me he impuesto yo, quería estar callado y no leer nada sobre mí… Con ayuda médica y de amigos a los que quiero, puedo hablar… Estar en casa con mi madre, estar con las niñas, sacar a los perros a pasear", ha dicho Màxim. "Estaba tan mal que iba en coche y no me importaba si me pasaba algo", ha apuntado.

Con ayuda médica y de amigos a los que quiero, ahora puedo hablar de ello

"El miedo está en ti, es cómo tú crees que te están mirando… Yo tenía pánico, me encerré y me quedé en casa, no quería volver a Madrid", ha añadido.

Màxim Huerta y Ana Rosa Quintana

No se arrepiente de nada

El periodista, que confiesa que no tenía relación con el presidente del Gobierno, confiesa que recibió "muchos mensajes de felicitación, pero los que han llegado después se agradecen mucho más… No me estoy victimizando".

Estaba tan mal que iba en coche y no me importaba si me pasaba algo

También ha confesado que en estos meses le han "ofrecido muchas cosas en televisión, unas más emocionantes que otras", pero que ha aceptado: "Era incapaz de verbalizar, sientes que te están señalando, piensas que jamás vas a vender nada, que no te van a volver a ofrecer trabajo, crees que estás socialmente muerto".

Ahora se encuentra bien y ha asegurado que, a pesar de todo, no se arrepiente de nada y que volvería a aceptar la cartera de Sánchez sin dudarlo.