Con estos actos tan importantes la reina sabía que se jugaba mucho, a nivel estilístico. Y por eso ha metido en la maleta sus mejores conjuntos de cóctel.

A su nuevo Carolina Herrera con su original estampado, le siguieron otros vestidos curiosamente todos blancos  o negros. Letizia está claro que no quería arriesgarse y por eso optó por meter estos dos tonos tan básicos y opuestos.

El lunes por la noche los Reyes tuvieron un encuentro con personalidades españolas residentes en Nueva York de diversos ámbitos de la sociedad y para eso, Letizia se puso, otro Carolina Herrera (no me digáis que no es un guiño de Letizia a la diseñadora venezolana que ha hecho de la ciudad de los rascacielos su icono de moda) que se puso por primera vez en 2014 en la entrega de premios Mariano de Cavia. Se trata de un diseñado estampado de flores negras, sobre fondo blanco, con transparencias, escote en pico y bordados de cristal y con vuelo en la parte de la falda. Es un vestido que sin ser de los mejores de Letizia está bastante apañado.

Al día siguiente, y para un acto de día con el director general de la FAO, Letizia apostó por el blanco. Uno de sus colores fetiches, junto con el rojo, para actos de mañana. La verdad que la vi ideal con su conjunto blanco de Hugo Boss compuesto de top y falda recta. Un conjuntito muy mono, que le sienta genial y le hace súper elegante. Me gusta más la reina con estos modelos que cuando se pone vestidos con vuelo.  Para mí, una de sus mejores elecciones junto con el Carolina Herrera del primer día.

El último estilismo estadounidense de Letizia la verdad que ha decepcionado. Como suele ser habitual cuando visitan los Estados Unidos, los Reyes suelen ser recibidos por los Obama y de ese encuentro tenemos una foto facilitada por la Casa Blanca.

Después del exitazo que tuvo Letizia en verano cuando su “amiga” Michelle Obama vino a Madrid a hablar sobre el acceso a la educación de las niñas del planeta, la Reina ha querido ir recatada (todo lo contrario que la Obama).

Letizia llevó un vestido negro de manga larga, algo cursi, si os soy sincera que estrenó en los Premios Príncipe de Asturias de 2010. Por el contrario, Michelle estaba espléndida con un conjunto estampado en color amarillo claro que resaltaba su color de piel. La verdad que Letizia parecía una señora antigua de pueblo. No es que la Obama estuviese guapísima (más que nada por esa especie de capa que sale del top), pero algo mejor que nuestra Reina sí.

Sin embargo, creo que el vestido no fue lo peor de Doña Letizia. Fijaos en su peinado y en los brillos de su cara. ¡Sale rarísima en la foto! Es como si el pelo se lo hubiese arreglado su peor enemigo y tiene cara de cansada. No me extraña con semejante frenesí de agenda y con tantos actos y cambios de ropa. Apuesto que a su peluquera no le dio tiempo a lavarle el pelo e intentó hacer un apaño con dudoso éxito.