A comienzos de noviembre del pasado año ya se veía venir que Kim Kardashian y Kanye West no atravesaban su mejor momento. ¿La razón? El apoyo público que ella dio a Joe Biden, a pesar de que su marido también se presentaba a las elecciones de Estados Unidos.

Ahora, tres meses después, ya se ha confirmado el divorcio entre ambos. Los motivos que ha habido tras esta mediática separación han sido diversos, pero casi todos provocados por el intento de incursión en la política de él.

La relación de la pareja, de hecho, comenzó a torcerse en 2018 y llegó a un punto sin retorno dos años después, apunta Us Weekly.

"El punto de inflexión en el matrimonio de Kim y Kanye fue provocado por las declaraciones que hacía él en plena campaña por las elecciones estadounidenses; en una ocasión dijo que la esclavitud era una opción más", algo que horrorizó a Kim. “Pasaron por una mala racha después de eso. Kim estaba completamente mortificada por las indignantes declaraciones de Kanye. Les costó mucho superarlo, pero finalmente pudieron hacerlo". El pasado verano, sin embargo, otra discusión al respecto entre ambos, esta vez sobre el aborto, propició la ruptura definitiva.

Instagram de Kim Kardashian

Kim Kardashian y Kanye West: un divorcio causado por la política

La estrella del reality Keeping Up With the Kardashians, de 40 años, no pudo pasar por alto los comentarios que hizo su esposo, de 43 años, cuando inició su candidatura a la presidencia de Estados Unidos con un mitin en Carolina del Sur, donde rompió a llorar mientras hablaba del aborto. Días después, la tensión entre ambos se acrecentó por unos tuits de él en los que afirmaba que Kardashian estaba tratando de encerrarlo en un psiquiátrico y que había estado tratando de divorciarse de ella durante dos años, recogen los medios americanos.

“No hubo vuelta atrás a partir de eso. Kim no soportaba que él pudiera hacer esas cosas teniendo ambos niños pequeños que un día podían leerlo. (...) Antes de eso, ambos tuvieron muchas peleas a puerta cerrada, como cualquier pareja, pero ella le pidió varias veces que tuviera cuidado con las cosas que decía en público, especialmente cuando se trataba de los niños", explica una fuente cercana a la pareja a Us Weekly.

¿Una separación amistosa?

Aunque en un principio se hablaba de divorcio amistoso, parece ser que no es así, a juzgar por la abogada que ha contratado ella. Se trata de Laura Wasser, a quien se conoce en Estados Unidos como la mejor abogada en este tipo de litigios. La letrada fue también la que representó a Jonny Depp en su polémico divorcio.

Kim contrató los servicios de esta abogada en verano del pasado año, cuando la situación se hizo ya insostenible.

Fin a un matrimonio de siete años y cuatro hijos

En junio de 2012, Kardashian confirmó su relación con el rapero Kanye West. Llevaba años de amistad con él, lo que ayudó a la consolidación sentimental de la relación. Su relación se emitió en la séptima temporada del reality de las Kardashian.

El 22 de octubre de 2013, un día después del 33 cumpleaños de Kim, Kanye West le propuso matrimonio. La pareja se casó el 26 de mayo de 2014 en el Fort di Belvedere.En enero de 2021 se hizo público que la pareja estaba considerando el divorcio. Un mes después, en febrero de 2021 se hizo público que Kardashian le había pedido formalmente el divorcio a West.

Ambos tienen cuatro hijos menores en común, North West (8 años), Saint West (6), Chicago West (3) y Psalm West (2).