Javier Cárdenas sorteó una de sus casas en el año 2016 con el fin de ayudar a Mara, una niña con una enfermedad rara, el síndrome Idic15, una alteración cromosómica que le provoca epilepsia y discapacidad grave.

El presentador logró recaudar 541.260 euros, a través de una empresa en la que él tenía el 50% de las acciones, pero en vez de donar todo el dinero o la mayor parte, solo les donó la cantidad que pedían, los 123.000 euros que necesitaban para financiar un proyecto de investigación en la Universidad de València, según publica ‘Eldiario.es’. Es decir, solo les dio una cuarta parte de lo que obtuvo.

Cuando en 2016 se publicó la historia de Mara y su padre, Miguel Ángel Orquín, de 36 años. Este decidió dejarlo todo para estudiar Medicina y poder comprender mejor lo que le sucedía a su hija. Fue entonces cuando Cárdenas se pone en contacto con él: “Me dijo voy a sortear esta casa que tengo porque debo hacer algo por la humanidad. Le llegamos al corazón. A veces la vida te sorprende con estas respuestas de gente que no te conoce absolutamente de nada”, señaló Orquín.

La casa que rifó tenía 69 metros cuadrados, 59 útiles, y dos habitaciones en la pequeña localidad barcelonesa de El Pla del Penedès.  Para este fin constituyó Zaragoza Great Chance S.L. Se creó en agosto de 2016 por Alejandro Muñoz Basols, un conocido de Cárdenas por otros sorteos que había organizado.

Tras obtener los permisos administrativos necesarios y crear una página web junto varias cuentas en las redes sociales, el presentador empezó a promocionar el sorteo, incluso en el programa que presentaba en aquella época en TVE, ‘Hora Punta’.

"Cárdenas me dijo: no llegamos, pero tranquilo que si no lo pongo de mi bolsillo"

Más de 50.000 personas llegaron a participar en la rifa, pagando 10 euros por papeleta aunque según ‘Eldiario’, "Hacienda permite al organizador vender papeletas por hasta cinco veces el valor del premio". Y así lo hicieron Cárdenas y su amigo. Great Chance S.L emitió cien mil boletos por valor de diez euros cada uno, esto es, por un millón de euros". “La vivienda aparecía valorada en 139.000 euros, que sumados a los 21.000 euros de la plaza de garaje, 8.000 de cheque regalo para muebles y hacerse cargo de los impuestos sumaban algo más de 200.000 euros. Este era el valor total del galardón".

Dinero más que suficiente. Sin embargo, el padre de Mara ha contado que a principios de diciembre, Javier Cárdenas le llamó y le dijo que no llevaban recaudados ni 75.000 euros. "Me dijo: no llegamos, pero tranquilo que si no lo pongo de mi bolsillo. Y al día siguiente del sorteo, la Universidad lo tenía ingresado".

 Sin embargo había más dinero que lo que le dijo. La empresa e disolvió en enero de 2018 y solo presentó cuentas en 2016, el año del sorteo y el único año de actividad. Entre agosto y diciembre de 2016, la empresa ingresó 541.260 euros, según consta en las cuentas del Registro Mercantil. Eso son 54.126 papeletas vendidas, según sus cuentas. El socio de Cárdenas ha confirmado que todos esos ingresos proceden de la venta de boletos. La cantidad es más de cuatro veces superior a la comprometida para donación, 123.000 euros.