Javier Bardem

Javier Bardem, condenado a pagar 151.000 euros por defraudar a Hacienda

El Tribunal Supremo ha impuesto dos sanciones, con un valor total de 150.491 euros, al actor Javier Bardem por infracciones tributarias derivadas de la liquidación del IRPF de los ejercicios 2006 y 2007 y cometidas con la sociedad Pinguin Films, S.L. de la que era socio y administrador único.

El Supremo condena a Javier Bardem a pagar 151.000 euros por defraudar a Hacienda
El Supremo condena a Javier Bardem a pagar 151.000 euros por defraudar a Hacienda

Un tribunal anterior al Supremo impuso las sanciones de 98.970 euros por 2006, y de 51.521 euros por 2007, contra las que el actor recurrió ante el Supremo, que ahora las ha confirmado. Las sanciones por las que ha sido condenado Javier Bardem se derivaron de considerar Hacienda la conducta del actor como obligado tributario de culpable, en relación a la remuneración que recibió de la sociedad Pinguin Films S.L., de la que era administrador único y socio único, por los servicios prestados como actor, por lo que creó una sociedad para manejar sus ingresos.

En el transcurso de las actuaciones de comprobación e investigación se puso de manifiesto por Hacienda que el valor añadido por la sociedad a los servicios prestados por el actor era realmente insignificante, ya que no tuvieron carácter distinto del que tuvieron los servicios facturados por ésta a sus clientes, en cuanto que, en ambos casos, la persona que los prestaba era la misma, y su contenido, idéntico.

El importe satisfecho por los clientes de Pinguin Films a la sociedad por la labor realizada para ellos por Javier Bardem ascendió a 851.327,28 euros en 2006 y 526.199,35 euros en 2007. Sin embargo, “sorprendentemente” según dice Hacienda, el trabajo realizado por Javier Bardem para la sociedad, que era el mismo que facturaba Pinguin Films a sus clientes, se valoró en 188.566 euros, en 2006, y 63.000 euros, en 2007.

Para la Administración tributaria, según recoge el Supremo, “nos hallamos ante una diferencia abismal entre la valoración de la operación acordada entre las partes vinculadas y la valoración que resulta del procedimiento previsto en las normas tributarias. Esta diferencia entre ambos valores demuestra la falta del mínimo rigor exigiblepor parte de Pinguin Films y de su socio a la hora de determinar el valor de la operación vinculada, que en ningún caso atiende a la realidad de las operaciones realizadas. Por el contrario, a juicio de esta Oficina Técnica se aprecia un claro ánimo defraudatorio, siendo la única finalidad de las partes vinculadas, socio y sociedad, la de permitir al socio y administrador de la entidad eludir los tipos impositivos progresivos y más elevados de IRPF así como la deducción en sede de la sociedad de gastos no relacionados con la propia actividad”.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba