Isabel Sartorius, de 56 años, y César Alierta, de 75, han roto su relación después de tres años juntos.

La primera imagen de la empresaria y el expresidente de Telefónica juntos se produjo a mediados de noviembre de 2017 durante un concierto homenaje a Cecilia, la cantautora fallecida hace 40 años en un accidente de coche.

La pareja siempre se mantuvo muy discreta con su noviazgo y evitaban dejarse ver en público. Incluso fuentes de su entorno negaron durante mucho tiempo que entre ellos hubiera algo más que una simple amistad.

Ahora, se ha conocido que la exnovia del rey Felipe VI y el empresario decidieron poner punto y final a su historia de amor este verano.

El motivo de la ruptura ha sido el distanciamiento y el fin de la relación es definitivo. "El distanciamiento comenzó hace meses pero ahora es definitivo", ha publicado 'Informalia'.

A pesar de la ruptura, han acabado en buenos términos y mantienen una muy buena amistad hasta el punto de haber seguido haciendo planes juntos.

La reina Letizia, con José María Álvarez Pallete y César Alierta en la Fundación Telefónica el pasado 21 de enero.

César Alierta estuvo en coma inducido por el coronavirus

El expresidente de Telefónica reapareció el pasado 21 de enero en un acto junto a la reina Letizia, amiga de Isabel Sartorius, tras recuperarse del coronavirus, enfermedad que le llevó a permanecer en coma inducido. Justo un mes antes había sufrido un segundo infarto.

El evento era de la Fundación Telefónica, empresa de la que Alierta fue presidente entre el año 2000 y 2016. Letizia Ortiz se interesó por su estado de salud. Junto a ellos estuvo también el presidente de Telefónica José María Álvarez-Pallete.

Sin embargo, varios de los asistentes comentaron en petit comité que Alierta e Isabel "hace meses que no están juntos" y que el empresario "no quiere saber nada de ella como novia", según publica el mencionado medio.

Además el mencionado medio apunta que la empresaria, expareja de Javier Soto, no ha querido confirmar en su círculo más cercano la ruptura y que incluso "juega al despiste" aunque sabía que "la ruptura entre ellos iba a saltar tarde o temprano".