Iker Casillas, de 39 años, y Sara Carbonero, de 37, ya han firmado el divorcio. La pareja ha conseguido llegar a un acuerdo rápidamente, al mes de mandar un comunicado en el que anunciaban su separación, frente a lo que está pasando, por ejemplo, con Enrique Ponce y Paloma Cuevas que aún siguen sin divorciarse.

El exfutbolista y la periodista visitaron el pasado martes 6 de abril el juzgado número 1 de Pozuelo de Alarcónl, en Madrid, para firmar los papeles del divorcio, según ha publicado la revista 'Diez Minutos'. En tan solo 20 días desde esa fecha, la pareja dejará de ser marido y mujer.

A pesar de haberse separado, Iker y Sara tienen muy buena relación, se siguen escribiendo a través de las redes sociales hasta el punto de que parece que tontean entre ellos y el exporterto del Real Madrid la estuvo acompañando durante su último ingreso en el hospital.

Esto ha permitido que se agilicen las cosas y que ninguno haya puesto problemas ni a la custodia de sus dos hijos, Martín, de 7 años y Lucas, de 4, ni en el aspecto económico. Todo parecía indicar que tampoco habría mucho problema en ponerse de acuerdo ya que desde el principio, y aún estando casados, cada uno tenía sus propiedades e inmuebles a su nombre.

La persona que se ha quedado con la custodia de los niños es Sara Carbonero aunque el régimen de visitas será muy flexible para Iker y podrá verles siempre que quiera. Ella y los menores se quedan viviendo en el domicilio familiar, en la espectacular casa en la que residían en la exclusiva urbanización La Finca, en Pozuelo de Alarcón, mientras que Casillas se ha instalado en un ático de lujo, situado también en la misma zona, cerca de ellos.

Fortuna y propiedades de Iker Casillas y Sara Carbonero

En cuanto al terreno económico, fortuna y propiedades, Iker Casillas y Sara Carbonero se casaron en separación de bienes, así que no hay confusiones ni problemas con ello.

La presentadora tiene tres propiedades en Toledo, de donde es natal ella, y también un solar de 100 metros cuadrados.

Además tiene el negocio que montó con su amiga, la presentadora Isabel Jiménez, una empresa de ropa y complementos, que le genera grandes beneficios, podría ingresar medio millón de euros al año.

También tiene una sociedad desde la que gestiona colaboraciones o sus propios derechos de imagen, con un activo de más de un millón de euros. A esto hay que sumarle el sueldo que percibe por la sección que tiene en la radio y los ingresos que percibe por publicidad.

Por su parte, Iker Casillas, que trabaja como miembro de la directiva de la Fundación Real Madrid, fundó una empresa inmobiliaria hace años y tiene varias propiedades e inmuebles entre los que se encuentran tres lujosas casas en Madrid.

Además Casillas además fundó Casillas World SL, que tiene un activo de más de 2 millones de euros. Desde ahí gestiona varias propiedades. Se estima que el futbolista podría tener un patrimonio de 350 millones de euros entre todo.

Iker Casillas y Sara Carbonero, abandonando el hospital.

Así es el ático de lujo en el que vive Iker Casillas

Mientras Sara Carbonero y los hijos se han quedado en la casa de La Finca, Iker Casillas se ha mudado a un ático de más de 300 metros cuadrados con piscina privada en la misma urbanización de La Finca para estar cerca de sus hijos, según publica 'Semana'.

El exfutbolista podría haber desembolsado por la compra de este ático de lujo la friolera de más de 1.700.000 euros.

La nueva casa de Iker tiene vistas al campo de golf de la urbanización, un comedor de grandes dimensiones, cuatro dormitorios tipo suite, seis terrazas, dormitorio de servicio, lavadero y cuarto de plancha.

Confirmaron la separación con un comunicado

El pasado 12 de marzo Iker Casillas y Sara Carbonero hicieron pública su separación en redes sociales a través de un comunicado. Los dos compartieron el mismo mensaje explicando que lo más importante para ellos eran sus hijos y que lucharían a partir de este momento por el bienestar de los pequeños.

"Tanto Iker como yo nos sentimos enormemente orgullosos de la familia que somos y de haber podido compartir un amor que nos ha llenado de felicidad durante todos estos años de unión. Hoy nuestro amor de pareja toma caminos distintos pero no lejanos puesto que seguiremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados como hasta ahora lo hemos hecho. Es una decisión muy meditada y que tomamos de mutuo acuerdo".

"El respeto, el afecto y la amistad permanecerán siempre. Nuestra prioridad es desde el cariño y el compromiso, compartir el bienestar y la educación de nuestros hijos y protegerlos para que crezcan en un entorno estable y saludable", explicaron.

"Con estas palabras pedimos que por favor se respete nuestra intimidad en este momento de cambio. Estas serán las únicas palabras públicas que realizaremos en el presente y en el futuro. Muchas gracias por vuestra comprensión", concluía el comunicado en sus cuentas de Instagram.