Eugenia Martínez de Irujo

Eugenia Martínez de Irujo desvela los episodios más traumáticos de su infancia

Eugenia Martínez de Irujo confiesa los episodios más difíciles de su infancia a Jesús Calleja.
Eugenia Martínez de Irujo confiesa los episodios más difíciles de su infancia a Jesús Calleja. Mediaset

La duquesa de Montoro fue la última invitada al programa de televisión ‘Planeta Calleja’. Eugenia Martínez de Irujo se trasladó junto a Jesús Calleja hasta las Islas Feroe y allí desveló capítulos de su vida hasta entonces desconocidos pertenecientes a su infancia.

La exmujer del torero Francisco Rivera confesó lo mal que lo pasó con el segundo marido de su madre, Jesús Aguirre, o el cura Aguirre como le llamaban sus fieles. La fallecida duquesa de Alba contrajo matrimonio con él en 1978 y estuvieron juntos hasta el año 2001, cuando él falleció.

La llegada de Aguirre a su casa supuso un antes y un después: “Dormía siempre con ella, siempre estaba con ella, hasta que se enamoró de este individuo, que eso sí que ha sido pésimo para nosotros, cuando se casó con Aguirre, fue pésimo para nosotros. Era muy culto, muy preparado, jesuita, cultísimo, todo lo que tú quieras… pero cero humano, muy malo, muy malo”, señaló recordando el infierno que vivió durante 23 años.

“Me dijo que mi madre estaba enferma del corazón, que le quedaba muy poco de vida, cosa que era mentira”

Después recordó uno de los momentos más traumáticos que ha vivido. “A mí me dijo unas cosas con 11 años que se me quedaron grabadas y todavía las tengo […] Me llamó a su despacho y dijo que si seguíamos viviendo en casa era gracias a él. Yo me puse a llorar. Me dijo que entendía que estuviera llorando porque mi madre estaba mala del corazón, (cosa que era mentira), que le quedaba muy poco de vida y cuando le pasara algo que tuviera en mi conciencia que la culpa era mía. Eso lo tendré aquí clavado toda mi vida. Yo tenía 11 años. Lloré mucho”.

A pesar de tachar a Aguirre como “lo peor”, Eugenia quiso recalcar en que no tuvo “una infancia triste” y confesó sentirse una mujer “afortunada” en la vida, a pesar de no haber entendido nunca cómo su madre Cayetana pudo estar con Aguirre.

Eugenia Martínez de Irujo: “El cariño de mi madre escaseaba”.

Eugenia recordó la figura de su madre: “Tras su muerte lo pasé muy mal. Estaba muy unida a ella y tenía una personalidad y un humor irrepetibles. La tengo siempre muy presente. Me reconforta pensar que sigue aquí de alguna forma”. Sin embargo, recalcó que “el cariño de mi madre escaseaba”.

La duquesa tuvo muy buenas palabras también para el viudo de Cayetana, Alfonso Díez: “Es educado y cariñoso. Claro que al principio nos resultó extraño, hasta que lo conocimos. Cuidó e hizo feliz a mi madre”. Además habló de su matrimonio con Francisco Rivera Ordóñez, de su actual pareja Narcís Rebollo y del reparto de la herencia con sus hermanos, “que se resolvió rápido y bien”.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba