La preocupación por el planeta ha ido creciendo de manera exponencial durante los últimos años entre la sociedad. Según una encuesta de IPSOS Group,  el cambio climático y el calentamiento global preocupan al 37% de la población mundial. Otros problemas relacionados con la sostenibilidad tampoco se quedan atrás, la contaminación del aire preocupa al 35% y la gestión de los residuos al 34%. Por ello, no es de extrañar que los movimientos ecologistas y animalistas estén en auge e influyan en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana como la elección de productos de cosmética, higiene y belleza.

Según otro estudio de la organización Clima Tierra, en el planeta existen más de 375 millones de personas que se consideran vegetarianos o veganos. Esta cifra supone el 5% de la población mundial, un grupo considerable de clientes que evitan o restringen el consumo de animales a la hora de alimentarse o vestirse. Pero sus principios no sólo abarcan la dieta o la vestimenta, a día de hoy también alcanza el campo de la belleza eligiendo productos cruelty free y prefiriendo fórmulas realizadas con ingredientes naturales.

Esta ola eco-friendly ha encontrado en las redes sociales un canal perfecto para propagarse y para conectar a los consumidores responsables con los emprendedores y marcas de belleza que ofrecen productos cosméticos sostenibles, saludables y libres de sufrimiento animal. Desde Vozpópuli queremos saber más sobre este nuevo tipo de cosmética verde y para ello vamos a repasar algunas de las firmas que podemos encontrar actualmente en el mercado.

¿En qué consiste la cosmética sostenible?

En los últimos años ha crecido el consumo de productos cosméticos veganos donde es muy importante el interior, es decir, el producto en sí. Se buscan composiciones cruelty free, que no se hayan testado en animales y no usen ingredientes de origen animal. Pero igual de importante es su exterior, donde se utilizan envases reciclados o, directamente, se prescinde de ellos.

Cada vez son más numerosas las personas que buscan cuidarse con productos sostenibles Kóoch Green Cosmetics

“Yo antes compraba cualquier producto que veía en televisión o encontraba en el supermercado. No era consciente de lo que suponía para los animales la elaboración de los cosméticos, ni del impacto sobre el medio ambiente”, comenta a la agencia Efe una firme defensora de la cosmética natural. “Me costó más ser consciente de los ingredientes, entender cómo afectan a mi pelo o a mi piel… Por eso, al descubrir la cosmética natural sentí que ganaba el doble: calidad y resultados para mí, pero también una conciencia más tranquila”, añade.

Otro de los elementos que tienen en cuenta este tipo de productos cosméticos es que sus fórmulas sean totalmente naturales o que, al menos, sean toxic free, es decir, libres de ingredientes polémicos que pueden ser nocivos para la salud o perjudicar algunos tipos de cabellos y pieles.

Cada vez somos más conscientes de que nos estamos cargando el planeta

Con la idea de que no todos los tipos de pelo deben ser cuidados de la misma manera surgió la firma Rulls, una marca especializada en cabellos rizados y ondulados que es ecológica y vegana. “Cada vez somos más conscientes de que nos estamos cargando el planeta”, comenta Diana, su creadora, que defiende que la responsabilidad por el planeta depende de todos nosotros como consumidores y sostiene que "es obligatorio que todos pongamos nuestro granito de arena e intentemos hacer un consumo más consciente”.

Dentro de Rulls podemos encontrar productos para cuidar los rizos y ondas en envases reciclados. Además fabrican champú sólido, sin envase y duradero, y  peines fabricados con materiales sostenibles de origen vegetal y biodegradables.

Productos eco para el cuidado del cabello rizado de la firma Rulls EFE

Este tipo de champús y acondicionadores en formato sólido que tienen el objetivo de no usar plásticos ni envases, es también uno de los productos estrella de la marca Láurel Cosmetics que cuenta con cosméticos naturales y toxic free para el cuidado de la piel y el cabello. "Cuando pruebas algo que es bueno y te hace bien y, además, no perjudicas el medio ambiente, todos ganamos”, señalan Esther Jiménez y Daniel Castillo, responsables de la marca.

Trabajamos cada día por hacer del mundo un lugar mejor

"Nos preocupamos por las decisiones que tomamos y la huella que dejamos en el medio ambiente y trabajamos cada día para hacer del mundo un lugar mejor”, señala Lotte Tisenkofpa, fundadora de la firma Mádara cuyos principios se basan en tres pilares: cuidar el medio ambiente, hacer el bien por la humanidad y fomentar la igualdad.

Kara Skin es una de las últimas firmas en sumarse a este campo eco porque nació en Barcelona el año pasado. Es una marca de cosmética natural, ecológica y vegana y sus productos cuentan con la certificación Vegan Friendly. Su compromiso con el medio ambiente también se ve reflejado en el embalaje de sus productos que está realizado con vidrio y cartón reciclable.

Un nuevo estilo de vida

La marca Kóoch Green Cosmetics nació en 2017 como una apuesta por la sostenibilidad, la responsabilidad y el compromiso por el medio ambiente, con una propuesta de rituales sencillos basados en ingredientes naturales y veganos. Detrás existe un riguroso y meticuloso trabajo liderado por Lissette Anziani, una química chilena afincada en Galicia y amante de la belleza natural que decidió emprender esta aventura empresarial para dar forma dentro de la belleza y el bienestar a una filosofía de vida.

Entre sus productos estrella destacan sus ampollas formuladas para luchar contra las principales agresiones internas y externas que dañan y envejecen la piel. Están formuladas con kalpariane, un activo procedente de algas con propiedades antioxidantes, revitalizantes, hidratantes y reafirmantes; aceite de arroz, con gran poder antioxidante y aceite de aguacate, que nutre en profundidad y suaviza la piel.

Ampollas antienvejecimiento de origen natural Kóoch Green Cosmetics

Desde Láurel Cosmetics afirman que, como consumidores, desconocemos que muchos cosméticos contienen ingredientes tóxicos que pueden ser bastante perjudiciales para nuestra piel. “Decidimos poner nuestro granito de arena para mejorar y ayudar a nuestra salud ofreciendo productos de alta calidad naturales sin tóxicos, además de ser respetuosos con el medio ambiente y con los animales”, explican desde esta firma.

Nuestra marca apostó por el 'toxic free' cuando nadie hablaba de ello

Desde Cocunat, marca de cosmética natural fundada por Sara Werner e Ignasi Faus, confiesan que: “nuestra marca apostó por el concepto toxic free cuando todavía nadie hablaba de ello". Fueron los responsables de acuñar el concepto de cosmética saludable y su objetivo es conseguir un mundo en el que solo exista este tipo de productos respetuosos.

Crema para el cuidado capilar de la firma Cocunat EFE

Para Adriana Pérez-Sala y Olga Puig-La Calle, de Labeau Organic, la cosmética natural “es una forma de vivir y de apostar por un consumo más responsable, de proximidad y respetuoso con el medio ambiente y con nosotros mismos”. Ese respeto se ha convertido en la base de su firma: “hemos buscado conseguir un resultado sin excesos, enfocado en lo esencial que es sentirse bien con uno mismo y la piel es un vehículo muy importante para lograr ese bienestar”.

Mascarilla capilar con manteca de Karité de Labeau Organic EFE

La firma Lamazuna cuenta con una original historia a sus espaldas. Todo empezó con la idea de sustituir los discos de algodón por pequeñas toallitas de microfibra reutilizables. Esta simple pero ingeniosa idea se lanzó en 2010, cuando nadie aún hablaba de este tipo de temas, y tuvo una enorme acogida en el mercado.  En esta década su oferta de productos ha ido creciendo hasta contar con una amplia gama de cosméticos sólidos, accesorios de higiene sostenibles y productos zero-waste. Además, dentro de su filosofía se encuentra el objetivo de ayudar y concienciar a los consumidores a reducir los residuos y el impacto medioambiental y este 2021 se han propuesto lanzar nuevos productos con diseños aún más ecológicos.

Internet, su mejor escaparate

Si algo tienen en común estas marcas, además de su espíritu verde, es que han tenido en Internet todo un escaparate virtual en el que darse a conocer. Para Alex Capitelli, de Vera & The Birds: “Las redes sociales han tenido un peso decisivo, sin duda. Nos han ayudado a vehicular nuestro mensaje de manera directa y visual y a construir una comunidad grande, involucrada y coral”.

Vera & The Birds además se puede enorgullecer de haber sido la primera marca de cosmética española #carbonneutral ya que ha logrado compensar las cinco toneladas de CO2 que emitió durante el 2020. Este ambicioso plan tiene como objetivo utilizar la cáscara de arroz como combustible de biomasa para la producción de electricidad en Camboya logrando el bienestar económico y social de la comunidad al proporcionar un acceso seguro a la electricidad. Además, la firma da prioridad a envases de vidrio, aluminio, cartón o plástico reciclable, ofrece jabones y champús sólidos y cuenta con productos biodegradables con ingredientes naturales y ecológicos.

Gama de productos ecológicos Vera & The birds

La misma visión de las redes sociales es compartida por la marca Cocunat donde consideran a sus seguidores más como una comunidad que como simples clientes: “estamos permanentemente conectados con ellos a través de nuestras redes sociales, donde creamos una relación muy estrecha y directa”. Y es que lo bueno de las redes sociales es que permite a este tipo de marcas crear una conexión directa con sus consumidores y generar una mayor confianza en sus ventas. "Podemos aprender de nuestros clientes, conocer sus necesidades, y ayudar de una manera directa y personalizada”, comentan desde Labeau Organic.

Muchas de las ventas han sido directamente por consultas de Instagram o de Facebook

Para Diana, de la marca Rulls, las redes han jugado un papel protagonista en la construcción de su empresa: “es mi escaparate y procuro que de alguna manera la gente se sienta identificada y empatice con la marca hecha por una curly y para curlies”.

Producto para cuidar el cabello curly de la marca Rulls EFE

Además las redes sociales son un sistema democrático y gratuito que todas las firmas pueden utilizar para hacerse un hueco en el competitivo mundo de la cosmética dominado por las grandes casas internacionales. “Las redes sociales nos están ayudando a hacernos conocer. Nos han acercado a nuestros clientes de primera mano y muchas de las ventas han sido directamente por consultas de Instagram o de Facebook”, confiesan desde Láurel Cosmetics.

La cosmética natural es un concepto reciente pero que dará mucho que hablar porque ha llegado para demostrar que, para estar guapos, el planeta no tiene por qué sufrir.