Reina Letizia

Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias

Octubre nos está dando muchos titulares y un sinfín de estrenos de la Reina Letizia que desde luego no han dejado indiferente a nadie.

  • Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
    Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
  • Los Reyes de España y la Reina Sofía en la entrega de Premios Princesa de Asturias (Gtres).
    Los Reyes de España y la Reina Sofía en la entrega de Premios Princesa de Asturias (Gtres).
  • Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
    Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
  • Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
    Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
  • Los Reyes, en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
    Los Reyes, en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
  • Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).
    Letizia, presume de anatomía y brazos musculados en los Premios Princesa de Asturias (Gtres).

A su abrigo del Día de la Fiesta Nacional, bajo la lupa de un supuesto plagio a uno de Óscar de la Renta, y a su vestido lencero que sembró la polémica y las críticas que recibió, ahora se le une otro de los vestidos más importantes de la Reina Letizia de todo el año: el diseño elegido para la entrega de los Premios Princesa de Asturias.

Tengo que decir que casi siempre, en este acto la Reina ha ido muy adecuada, incluso, en sus primeros años, cuando era una princesa joven e insegura. Ha defendido sus estilismos con bastante dignidad.

No sé si es porque se hace mayor, por callar bocas, que la tildan de demasiado delgada, o porque los 40 son los nuevos 20, pero Letizia está sacando a su cuerpo más partido y lo está luciendo muchísimo más que cuando era más joven. Además está metiendo una nota muy juvenil en todos ellos, que no sé si acaba de ser un acierto o una osadía para su posición.

En esta edición de los Premios me esperaba un conjunto de manga larga, pero Letizia ha optado por ir mucho más sexy y volver a enseñar brazos y ponerse algo más de escote que en otras ediciones.

El vestido que ha lucido aúna elegancia y feminidad a partes iguales. Un equilibrio bastante complicado y que Varela (por supuesto que el diseño tenía que ser de él) ha conseguido. Se trata de un vestido de cóctel con falda evasé en seda cady nude, bordado a mano sobre tul invisible con hilo fino de metal negro y lágrimas de Swaroski.

La feminidad del diseño reside en el forro en color nude que se mezcla con la piel de la Reina (muy tendencia entre las celebrities, Jennifer López o Cristina Pedroche son fans de este tipo de forros y transparencias) y que juega a una posible insinuación, también ayudan a darle este toque sexy los tirantes y el escote redondo. Por el contrario, el corte del diseño, bastante clásico, y la profusión de los bordados (imaginad las horas de trabajo que supone labrar un vestido con semejantes dibujos a mano) le dan el toque elegante y arreglado que requiere este acto.

La verdad que el vestido es precioso, pero esta nueva obsesión de la Reina de mostrarnos sus brazos trabajados de gimnasio aburre un poco. Supongo que así quiere reivindicar su cuerpo diciendo: “estos son mis brazos, musculados que su esfuerzo me cuestan y quiero lucirlos porque me gustan”. Olé por ella y por esa seguridad que va en aumento y que échabamos de menos en su época de princesa, pero como decía mi abuela: todo en demasía es malo.

Como os digo el vestido es precioso y le sienta fenomenal, pero en una tarde otoñal de Oviedo, cuando el resto de señoras, incluida su suegra, iban con manga larga, chaqueta o abrigo, queda un poco raro esta prenda de la Reina. Siendo como es del norte, dan ganas de ponerle una chaquetita encima, es lo que os comentaba este jueves, le falta ir más vestida a la Reina y conseguir estar igual de guapa, pero algo más arreglada, mucho más elegante y más acorde a su rango y edad (parece un vestido de debutante veinteañera). Quizá un abrigo en negro en el que por dentro viéramos los preciosos bordados del abrigo hubiera sido más acertado.  Me hubiera gustado algo parecido a lo que llevó en el Desfile Militar. O simplemente poniendo un poco de manguita ya hubiera estado sublime.

El pelo de Doña Letizia fue de lo mejor: un trabajado recogido, elegantísimo y muy favorecedor y su maquillaje, en tonos marrones, le iban que ni pintado.

La cartera de mano me pareció muy acertada: sobria, recta y muy atemporal, perfecta para no restar ni un ápice de protagonismo a ese vestidazo.  También me gustó la elección de sus pendientes de brillantes negros que le iban muy bien al vestido.

Lo que no me gustó nada de nada fueron sus zapatos. Qué manera de jorobar un look tan lady. Las plataformas y los dedos al aire con un vestido tan de fiesta quedan fatal. Mucho mejor haber optado por un zapato de salón cerrado en negro o beige, algo discreto.

Dejadme también que os mencione a alguna de las mujeres que han acudido a este acto.La Reina Sofía, como siempre, perfecta. Nuria Espert absolutamente genial, qué elegancia y presencia tiene esta señora y la madre de Letizia, Paloma Rocasolano, que no se pierde nunca este acto, estaba guapa, pero rara. Creo que esta señora se ha hecho un tratamiento de belleza porque cada vez parece más la hermana de Letizia que su madre. Su vestido de Varela, no me gustó. Demasiado ceñida, una falda muy corta para una señora que ya es abuela de la futura heredera al trono.

¿A vosotros os ha gustado el vestido de Letizia? ¿La veis favorecida? ¿Consideráis correcto que enseñe tanto brazo?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba