Reina Letizia

Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande

Sin palabras me he quedado al ver a Letizia en la cena de gala ofrecida con motivo del viaje de Estado del presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su mujer la bella y estilosa Juliana Awada.

  • Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
    Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
  • Letizia, con un vestido de terciopelo de Felipe Varela y joyas preciosas.
    Letizia, con un vestido de terciopelo de Felipe Varela y joyas preciosas.
  • Letizia saluda con dos besos al Presidente de Argentina y coge de los brazos cariñosamente a Juliana.
    Letizia saluda con dos besos al Presidente de Argentina y coge de los brazos cariñosamente a Juliana.
  • Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
    Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
  • Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
    Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
  • Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
    Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
  • Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
    Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
  • Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
    Letizia ‘noquea’ a Juliana Awada lanzándole su órdago más grande
  • Juliana saludando a Albert Rivera
    Juliana saludando a Albert Rivera
  • Letizia, con Manuela Carmena.
    Letizia, con Manuela Carmena.

Esperaba con ansia esta recepción. Dos mujeres guapas, bellas, de edades parecidas y delgadas vestidas de tiros largos, el sueño de cualquier bloguera que escriba de realeza.

Después de sus looks casi idénticos cuando los mandatarios argentinos aterrizaron en Madrid, cabía la posibilidad de que Juliana y Letizia volvieran a repetir. Afortunadamente no ha sido así y ambas mujeres han ido radicalmente diferentes.

Ya os digo desde aquí que la que másme ha fascinado ha sido Letizia. Y es que cuando nuestra Reina se pone de gala suele llevarse sus mejores críticas.

Pero esta vez algo ha sido diferente. Todos nos esperábamos la tiara floral, pero la Reina ha decidido ponerse, por primera vez, parte de las joyas de pasar que solo pueden ponerse las Reinas de España. Jamás, repito, jamás habíamos visto a Letizia con la tiara de la flor de lis, la pieza más importante y espectacular del joyero real.

Por poner un pero, quizá esta pieza queda demasiado grande en la cabeza y figura de Doña Letizia que con ese vestido negro aún parecía más delgada. No obstante, me encanta.

Han tenido que pasar 14 años para ver a Letizia con semejante diadema. Pero la Reina no solo se ha quedado ahí. Ha decidido lucir los pendientes de brillantes, que también pertenecen al lote de pasar. Son los mismos que llevó la Infanta Cristina en su boda con Iñaki Urdangarin, y fueron, en origen, de la Reina Victoria Eugenia, lo mismo que las pulseras gemelas, dos piezas idénticas realizadas por la Casa Cartier de estilo art decóque me parecen absolutamente increíbles y que no podían lucir mejor con ese vestido de terciopelo.

Como joyas propias, Letizia decidió lucir en su banda el broche de la Tiara Princesa (desmontable), que le regaló Felipe, cuando aún eran herederos y que estrenó hace poco.

Con semejante derroche de joyerío, Letizia tenía que alejarse de vestidos muy rococós, con demasiado vuelo, colores llamativos o pedrería y encaje. La elección no me ha podido parecer mejor: un vestido negro de terciopelo, liso, con manga larga y cuello cerrado, sin artefactos, sencillo, pero a la vez elegantísimo, muy al estilo de actrices de alfombra roja, muy del tipo de Julianne Moore.

La combinación negro con diamantes me encanta. Nada mejor que el negro para realzar la luz de esas imponentes joyas. El diseño de terciopelo es de Felipe Varela y me parece absolutamente soberbio. Es un vestido que quizá sin esas joyas podría resultar algo soso y serio, pero con la tiara y las pulseras nos ha dejado a todos boquiabiertos.

Por su parte Juliana, que estaba mona, ha pecado del ‘efecto princesa’ y se ha puesto un vestido en rosa empolvado con incrustaciones de cristales del diseñador Gabriel Lage. Un vestido bonito, pero demasiado de princesa.

Está claro que este duelo lo ha ganado Letizia, que además jugaba en casa, y es que poco pude hacer una dama estilosa del otro lado del charco contra joyas históricas.

Letizia, con Jualiana Awada en el Palacio Real.
Letizia, con Jualiana Awada en el Palacio Real.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba