Arantxa Sánchez Vicario

El marido de Arantxa Sánchez Vicario se va con otra, se lleva sus bienes y le pide el divorcio y custodia de los hijos

Arantxa Sánchez Vicario y su marido Josep Santacana
Arantxa Sánchez Vicario y su marido Josep Santacana

Arantxa Sánchez Vicario se queda sin nada. Después de años de guerra familiar entre la tenista y su familia, -a la que Arantxa acusaba de dejarle arruinada-, ahora sale a la luz que su marido Josep Santacana, se ha llevado todos sus bienes, le ha pedido el divorcio y la custodia de los hijos, alegando que no está en condiciones psicológicas óptimas para cuidarles, según  adelantó ‘LOC’. Santacana habría presentado la demanda de divorcio hace un mes y el varapalo para la tenista fue tal que tuvo que pedir ayuda psicológica, algo a lo que ahora se habría agarrado su marido.

El que fue marido de Sánchez Vicario durante diez años ha abandonado el ático de Miami en el que vivían con sus dos hijos,Arantxa y Leo, de 9 y 7 años respectivamente, para mudarse a otro apartamento con su nueva pareja con la que mantiene una relación desde hace unos meses. Al parecer, se trata de una gogó, según publica ‘El Economista’.

El esposo de la tenista, -al que los padres de Arantxa llegaron a poner un detective porque nunca se fiaron de él-, gestionaba todo el patrimonio de su mujer y controlaba totalmente toda la fortuna de la deportista. Es más, según han apuntado fuentes familiares, Santacana se ha llegado a llevar absolutamente todos los bienes de su esposa, incluso los trofeos que ha ganado a lo largo de su exitosa carrera, dejándola en la ruina.

La tenista vive actualmente del sueldo que percibe, -unos 3.000 euros-, como directora deportiva del centro educativo y de las colaboraciones que realiza con canales latinos de televisión en los que hace de comentarista de los partidos de la Copa Davis y otros torneos y eventos de tenis.

A estos problemas, hay que sumarles los que Arantxatiene con Hacienda. Aún tiene una deuda fiscal en España de 1,7 millones de euros por impago de impuestos entre 1989 y 1993. Además, el Banco de Luxemburgo, donde tenía una cuenta, se querelló contra la tenista y su marido por un presunto alzamiento de bienes. La entidad les reclamaba este mismo mes de enero 7,5 millones de euros, de los cuales 2,5 millones corresponden a intereses, a causa de un aval no satisfecho con el que habrían pagado otras deudas.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba