Familia Real

Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando

Un año más, los Reyes no acudieron a la fiesta más grande del cine español, pero a diferencia de otros años, esta vez sí sabemos qué estaban haciendo mientras se celebraban los Goya. Felipe VI y Letizia Ortiz llevaron a sus hijas a esquiar a Astún, en Huesca. Es la primera vez que vemos a la Princesa de Asturias y a la Infanta Sofía esquiando. 

  • Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
    Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
  • La Infanta Sofía y la Princesa de Asturias.
    La Infanta Sofía y la Princesa de Asturias.
  • La Reina Letizia.
    La Reina Letizia.
  • Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
    Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
  • Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
    Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
  • Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
    Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
  • Letizia preparada para esquiar.
    Letizia preparada para esquiar.
  • Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando
    Los Reyes no fueron a los Goya porque pasaron el finde esquiando

A pesar de lo cinéfilos que son, los Reyes aún no han asistido a la gala de los Goya, y en esta última edición decidieron pasar el fin de semana esquiando con sus hijas en Huesca. También una buena opción. Probablemente, Felipe y Letizia siguieron la fiesta del cine español desde la televisión del hotel en el que se alojaron, Hotel & Spa Real Villa Anayet, en el que pasaron la noche del sábado, aunque también había que madrugar para disfrutar de la nieve. El hotel tiene un precio, de una habitación cuádruple, por ejemplo, de 250 a 524 euros por noche.

Los Reyes llevaron a sus hijas, la Princesa de Asturias y a la Infanta Sofía a practicar esquí en las pistas de Astún, situada en el término municipal de Jaca. Se trata de la primera vez que vemos a las pequeñas esquiando pero, a juzgar por las imágenes, se ve que dominan el esquí a la perfección por lo que han ido muchas otras veces a la nieve a practicar.

La Reina dio al Rey en la cabeza sin querer

Como anécdota, al ir montados en el telesilla, la Reina dio sin querer al Rey en la cabeza –que iba con el casco- al cerrar la barra de seguridad. En la pista de esquí, el primer en abrir el pelotón era el Rey, tras él iban sus hijas y Letizia iba la última.

A pesar de que la Reina no es tan devota del esquí como la familia Borbón, pudimos verla con una técnica mucho mejor y más preparada que años atrás. Después de esquiar se fueron a comer al restaurante ‘Las tres ranas’ donde comieron una sopa castellana, huevos rotos, ensalada y una parrillada de carnes variadas, regada con agua y vinos del Somontano, según publica ‘El Heraldo de Aragón’. El local suele contar con un menú de 18 euros el fin de semana. 

Los Reyes se mostraron muy amables y se dejaron fotografiar con algunos de los trabajadores del local y clientes. Según el dueño del local, la aparición de la Familia Real fue una verdadera sorpresa ya que la reserva de la mesa estaba hecha hace tiempo pero a nombre de otras personas.

Por la noche cenaron en el municipio de Canfranc, concretamente en el Hotel Villa Real Anayet, lugar en el que se hospedaban. Tomaron sopa castellana, caracoles, alcachofas y conejo, "todo comida tradicional a la brasa". Tras pasar la noche en una ‘suite’, desayunaron junto al resto de clientes, "como una familia más", y hablaron con todo el que se les acercó. El personal del hotel también estuvo "encantado" con la visita, informa 'El Heraldo'.

Aunque hay un temporal que acecha a la península, “la nieve estaba buena”, según comentó el Rey a los medios que les estaban esperando a pie de pista. Sin embargo una fuerte ventisca azotaba la estación y la baja visibilidad impedía acceder a algunas pistas.

Letizia, con un conjunto de esquí de casi 2.000 euros y Felipe, de más de 1.000 euros

Letizia optó por un traje de esquí negro, de chaqueta y cascos de Bogner, gafas Swans, y botas Atomic. Un conjunto de unos casi 2.000 euros. El mismo color eligió Felipe, que llevaba chaqueta y pantalón de la marca Descente, guantes Taubert y gafas de Bogner, un conjunto de más de mil euros.

La Princesa de Asturias lució un pantalón fucsia, chaqueta negra con puntos de colores de la firma Phenix de más de 200 euros, y casco naranja, al igual que la Infanta Sofía que iba de un solo color, con chaqueta y pantalón naranjas, también de Phenix, con un valor aproximado al de Leonor. Las dos hermanas llevaban el mismo casco, de color naranja, las mismas botas de esquí de color azul y el mismo modelo de gafas negras, de Eassun, negras.

También se hicieron fotos con algunos viandantes con los que se cruzaron por la Ciudadela, por donde pasearon y visitaron el Museo Diocesano de Jaca y el Museo de Miniaturas Militares. Los cuatro posaron muy sonrientes con los viandantes.

Al mediodía, los Reyes y sus hijas, ya de regreso a Madrid, comieron en el restaurante Borda L’Anglassé de Canfranc, con un precio medio por persona de 26-35 euros en carta, también tiene raciones y un menú diario de casi 17 euros.Antes pasaron por delante del bonito edificio de la estación de tren internacional, que no está operativa, que inauguró en 1928 Alfonso XIII.

Los Reyes, con algunos de los trabajadores del restaurante.
Los Reyes, con algunos de los trabajadores del restaurante.
La Familia Real se hizo fotos con algunos clientes también.
La Familia Real se hizo fotos con algunos clientes también.
Los reyes en el restaurante L'Anglasse
Los reyes en el restaurante L'Anglasse Tripadvisor.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba