María del Pilar Alfonsa Juana Victoria Luisa Ignacia de Todos los Santos de Borbón y Borbón, duquesa de Badajoz, cumple una cifra importante y redonda, 80 años. Por ello ha decidido hacer una fiesta que esté a la altura e invitar a toda su familia a la casa que tiene en la urbanización Sol de Mallorca, en Calvià.

La propia Infanta es la que se está encargando de ir al mercado a comprar la materia prima, -carne y pescados- junto a su hijo Fernando; concretamente fueron vistos el pasado martes en el Mercat de Santa Catalina, lugar en el que Pilar hace la compra normalmente, según publica ‘La voz libre’.

A la fiesta acudieron cuatro de los cinco hijos de doña Pilar, tal y como informa Hola, aunque no tenemos fotografías de su llegada. El Rey Juan Carlos y la Reina Sofía, que llegó en coche con el rey don Felipe han sido los invitados "estrella" del cumpleaños. También ha ido a la celebración la hermana mayor del rey, la infanta Elena, quien condujo su propio coche hasta Calvià.

Las grandes ausencias han sido la de la Reina Letizia y sus hijas, la princesa de Asturias, Leonor, y su hermana la Infanta Sofía, además de la ya prevista de la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y su familia, debido a los últimos acontecimientos judiciales, a pesar de su buena relación con Doña Pilar, ya que en su casa fue donde se alojaron mientras duró el juicio por el caso Nóos. 

Un año movidito para la Infanta Pilar: su empresa 'offshore' y sus desencuentros con la prensa

La Infanta Pilar siempre se ha caracterizado por tener mucho carácter y en los últimos años lo ha sacado a relucir por situaciones muy delicadas y graves que han afectado a la familia real e incluso a ella, al estar vinculada a los ‘papeles de Panamá’. Alguna veces ha perdido la paciencia y los nervios cuando se le ha preguntado por la imputación de su sobrina y el marido de ésta en el caso Nóos.

También se vio salpicada por la polémica de los 'papeles de Panamá' que acabó admitiendo en un comunicado que tuvo una empresa 'offshore' en Panamá desde el año 1974, pero que decidió cerrar en 2014, unos días antes de la coronación de su sobrino.

Su personalidad fuerte es la que también le llevó en el año 2012 a enfrentarse con Ana Botella, la ex alcaldesa de Madrid, cuando ésta quiso impedir dos días antes la apertura del rastrillo Nuevo Futuro, del que ella es presidenta, alegando medidas de seguridad, a lo que ella respondió tajantemente: “Pues que lo hubieran supervisado antes, porque aquí se cumplen todas las normativas. Y si hay que encerrarse nos encerramos”. Finalmente lo consiguió y no se cerró.