Mariló Montero, a la que vimos recientemente bucear entre tiburones, se ha quejado en privado a la dirección de la cadena pública por sufrir "acoso laboral" por parte de la directora del espacio, Elena Sánchez, con la que ha tenido diferencias desde su llegada. 

La presentadora puso en conocimiento de la Dirección el presunto maltrato verbal y abusivo al que, en su opinión, es sometida por parte de su directora en el ejercicio de su trabajo como responsable del programa, y pidió a la cadena que tomara cartas en el asunto para acabar con una situación que se había vuelto insostenible y consideraba intolerable. 

La última renovación de la ex mujer de Carlos Herrera con TVE se produjo con la petición por su parte de que la ascendieran a codirectora para poder tener mayor responsabilidad en los contenidos. La cadena aceptó y Montero pasó a compartir la toma de decisiones con un cargo de nueva creación, el de Elena Sánchez Pérez, como directora adjunta y directora respectivamente. 

La codirectora considera “desproporcionadas” las quejas de su presentadora y las atribuye “a las diferentes personalidades y discrepancias de criterio habituales a la hora de dirigir el programa”. Sin embargo, Mariló Montero siempre ha mantenido un compromiso firme con TVE, pese a que ha sido tentada por varias cadenas de la competencia. 
TVE fichó el pasado mes de mayo a Elena Sánchez Pérez, ex directora general de medios del Ayuntamiento de Madrid y jefa de prensa de la alcaldesa Ana Botella, según informó entonces El Confidencial.

Sánchez comenzó a trabajar en TVE un día antes de que Botella terminase su mandato y anteriormente, Elena Sánchez ya había trabajado durante seis años como jefa de prensa de Eduardo Zaplana. Primero en el Ministerio de Trabajo (2002-2004), y después como responsable de comunicación del grupo parlamentario popular en el Congreso, durante la primera legislatura de Mariano Rajoy en la oposición (2004-2008).