La duquesa roja

Exhuman el cadáver del marido de la duquesa roja para realizar las pruebas de ADN

El cuerpo del aristócrata Leoncio González de Gregorio ha sido desenterrado este jueves siguiendo las órdenes del juez para realizar las pertinentes pruebas de ADN y comprobar si el viudo de la duquesa roja es el padre biológico de Rosario Bermudo, hija de una de sus sirvientas. 

  • Exhuman el cadáver del marido de la duquesa roja para realizar las pruebas de ADN
    Exhuman el cadáver del marido de la duquesa roja para realizar las pruebas de ADN
  • Exhuman el cadáver del marido de la duquesa roja
    Exhuman el cadáver del marido de la duquesa roja

En la mañana de este jueves se ha exhumado el cadáver del marido de Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, la duquesa de Medina Sidonia, conocida popularmente como la duquesa roja. El cadáver se ha desenterrado sin la presencia de la familia, a la que el juez ha negado el acceso al panteón.

Ahora se le realizarán las exhaustivas pruebas de ADNy se le extraerán muestras óseas que determinarán si el viudo de la duquesa roja es el padre biológico de Rosario Bermudo, hija de una de sus criadas que trabajaba en su casa.

El juez tuvo que tomar la decisión de desenterrar el cuerpo tras la negativa de los tres hijos de Leoncio a realizarse los test genéticos. A pesar de que accedieron a hacérselas hace unas semanas para evitar la exhumación, ya no había marcha atrás, el juez ya había tomado su decisión. Además, se contempla la posibilidad de que no todos se quisieran realizar las pruebas de ADN porque no todos están seguros de ser hijos de Leoncio González de Gregorio y ven como una amenaza la petición de su supuesta hermana biológica.

La exhumación ha tenido lugar en el cementerio de Quintana Redonda, en Soria, y han estado presentes: los nietos del difunto, José Márquez y González de Gregorio y Tomás Terry y González de Gregorio; Fernando Osuna, abogado de Rosario; el médico forense, el secretario judicial, abogados, procuradores y personal del cementerio.

El médico forense ha exhumado el cadáver y tomado muestras  de dientes y restos óseos para enviarlas bajo custodia al Instituto Anatómico Forense de Madrid para su análisis.

Uno de los nietos e hijo de Pilar Medina Sidonia, José, ha declarado a ‘ABC’ que la familia vive una situación muy injusta y triste: “Mi madre y su hermano se ofrecieron a realizarse un análisis de sangre para evitar tener que desenterrar a mi abuelo y, a pesar de todo, se ha querido seguir adelante con esta situación”.

Un hijo del fallecido recuerda que ya tenía una prueba de ADn 'robada' de su hermano

Además, el letrado de los Medina Sidonia ha calificado de “extraño” este caso, ya que de haberse producido, su abuelo habría engendrado a Rosario siendo “menor de edad” cuando supuestamente mantuvo relaciones con una persona mayor de edad.

Gabriel González de Gregorio, hijo menor del matrimonio aristocrático, ha señalado: “Exhumar a un padre no es un momento agradable. Sobre todo porque ya estaba la prueba de ADN de mi hermano, que se tomó sin autorización después de tirar una botella a la basura tras dar una clase en la universidad. Lo que tendrían es que haber dado esa por válida. Lo que se está haciendo ahora es blanquearla”. Además ha asegurado que él se ofreció antes de que comenzara el juicio a mediar “pacíficamente” a resolver la cuestión.

De confirmarse que es hija le corresponderían más de dos millones de euros

Por su parte, el abogado de la demandante ha declarado que si las pruebas confirman que es hija del fallecido se abriría un segundo procedimiento judicial, iniciado con una demanda, para repartir la herencia. “Rosario, si la declaran hija, tendría derecho a la quinta parte de la tercera parte de la herencia”, ha precisado. Algo que por supuesto también preocupa a la familia.

El letrado ha estimado que “resulta complicado calcular la cifra de la que podría ser heredera, al existir en el patrimonio familiar desde valores de arte hasta fincas, pero creemos que no será menos de dos millones de euros".

La batalla judicial comenzó hace ya tres años, cuando Rosario Bermudo interpuso una demanda de paternidad reclamando ser fruto de una relación entre una sirvienta, su madre, y Leoncio González de Gregorio. Ella solicitó que los hijos de éste se realizasen pruebas de ADN para demostrarlo, pero Leoncio, Gabriel y Pilar se negaron a hacerlo y el juez ordenó la exhumación del cadáver.

Los hijos ya se enfrentaron judicialmente a la viuda de su madre por la herencia

No es la única batalla en la que han estado inmersos los hijos ya que acaban de cerrar una guerra en los tribunales contra Liliane Dahlmann, la viuda de su madre por la herencia, contra la Fundación Casa Medina Sidonia, que ella preside, y contra el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda.

Los hijos argumentaban que todos ellos habían recibido una parte excesiva de la herencia de la duquesa roja, que cambió su testamento horas antes de su muerte para perjudicar a sus hijos, con los que no se hablaba desde que comenzase una relación sentimental con una mujer. El hijo menor de la duquesa roja llegó a declarar sobre su madre: "Dejó claro que intentaría putearnos". 

El magistrado José Lázaro Alarcón les dio la razón a los vástagos de la duquesa, considerando que la fallecida se excedió notablemente en la parte de libre de disposición del testamento, destinando a la Fundación Casa Medina Sidonia, que dirigía su pareja, muchos más fondos de los que le correspondían.

El juez ordenó la devolución de 33 millones de euros en metálico a los legítimos herederos que, de tener una hermana más, se verían obligados a revisar la herencia, esta vez, de su padre.

La resolución final del proceso se dilatará de 20 días a unos meses. Poco tiempo si tenemos en cuenta que lleva 65 años, -los que tiene Rosario-, con la incertidumbre de saber si es o no hija del marido de la duquesa roja.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba