Patricia Conde

Carlos Seguí, sobre su divorcio con Patricia Conde: “Usó los malos tratos para quedarse con el niño”

Carlos Seguí y Patricia Conde.
Carlos Seguí y Patricia Conde. Gtres.

Desde que Carlos Seguí, de 36 años, y Patricia Conde, de 37, se divorciaran en 2014, han estado inmersos en una dura batalla legal en los juzgados. A ello hay que sumarle las peleas y discusiones que tenían y que llegaron a ser captadas por los medios que les hacían guardia en sus casas al conocerse la noticia de su separación, que se produjo al año y medio ce casarse.

Después de tres años, Carlos Seguí ha decidido romper su silencio y hablar abiertamente del tema en ‘Vanity Fair’, donde ha confesado que su divorcio “fue una pesadilla”: El mallorquín asegura que Patricia Conde le acusó de malos tratos psicológicos y pidió dos años y medio de cárcel para él. “Era una estrategia procesal para quedarse con el niño. Si un abogado te propone: ‘si dices esto, conseguirás que tu hijo viva en Madrid’, te puedes dejar llevar. Yo no lo hubiera hecho. Me parece inmoral. Estuve 35 días sin ver a mi hijo. Tenía siete meses y tuve miedo de que no supiera quién era su padre”.

En la entrevista, Carlos ha hablado también de cómo fue su noviazgo con Patricia, a la que conoció a través de unos amigos en Formentera: “Fue muy intenso. Muy de botella de champán. Maldivas, Londres, París, Roma… Todo de película. Cuanto más fuerte es el enamoramiento, más fuerte es la hostia. Si vuelvo a enamorarme, quisiera que fuera algo más tranquilo, que empiece con una relación de amistad”.

A pesar del divorcio tormentoso que han tenido, desvela que ahora mantiene con la presentadora una relación cordial: “Por el bien de nuestro hijo, y espero que dure mucho tiempo. Necesito llevarme bien con ella. Estoy seguro de que ella también lo ha pasado mal. Un divorcio es duro para ambas partes”.

Ahora hace balance de la situación y asegura haber salido fortalecido: “Yo siempre digo que hasta mi divorcio y la muerte de mi padre tuve una vida de rosas. Pero, después del terremoto, fue como volver a nacer. He salido fortalecido de esta experiencia”.

“Ahora disfruto de las cosas sencillas. Ir a pescar con mi hijo, navegar, viajar con mis amigos…”, ha señalado el exmarido de Conde, que vive centrado en su faceta como padre y en sus negocios. Tiene una empresa llamada Charly & Lucas Promotions y también tiene negocios de restauración. Es socio de algunos restaurantes en Madrid y Palma de Mallorca y acaba de emprender un nuevo negocio relacionado con la moda.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba