Gritos

Los negocios paralelos de ‘Sálvame’: todo un ‘merchandising’ detrás del famoso programa

Los colaboradores de Sálvame parece que no tienen suficiente con pasar cuatro horas diarias delante de las cámaras. También necesitan aprovechar su repercusión mediática para dejarse tentar por las marcas. Campañas de publicidad, productos exclusivos y hasta sus propias líneas de belleza. Así son los negocios paralelos del programa insignia de Mediaset.

  • Los negocios paralelos de Sálvame
    Los negocios paralelos de Sálvame Gtres
  • Terelu Campos
    Terelu Campos Gtres
  • Kiko Hernandez
    Kiko Hernandez Gtres

Cualquiera que se haya animado a echarle un vistazo a las revistas de la semana se habrá percatado de una campaña publicitaria que no deja indiferente a nadie. '¿Pero que hace María Patiño anunciando clínicas estéticas?', se habrán preguntado -¡y con razón!-. Pues tan sencillo como prestar su imagen para promocionar un centro de su confianza, o al menos eso parece, ya que la propia periodista ha reconocido haberse puesto en las manos de estos profesionales. '¿Quieren estar tan guapa como la Patiño? Pues ya saben lo que tienen que hacer'. Más fácil, imposible. 

Los colaboradores de Sálvame no tienen suficiente con pasarse cuatro horas al día en uno de los programas más exitosos de la televisión y hacer doblete el viernes por la noche. También necesitan condimentar sus horas libres con eventos especiales como los deKiko Hernández y campañas publicitarias de muy diverso pelaje. Y es que, ¿qué marca no querría contar con el rostro de un famoso que se cuela a diario en millones de hogares? Normal que, a lo largo de estos años, los negocios paralelos de las estrellas de Sálvame hayan crecido como setas: 

Los zapatos de Lydia

El éxito de los estilismos de Lydia Lozano se evidencia cada vez que María Teresa Campos da paso a las llamadas de la audiencia. A todos les gusta lo que lleva puesto la colaboradora. Claro, con este público potencial, era lógico que alguien quisiese sacarle provecho. Así nació la línea de zapatos inspirados en Lydia Lozano -llamados, atención 'lydios' y 'lozanos', dependiendo del modelo-. Y con un porcentaje dedicado a la lucha contra el cáncer. 

Las sartenes de Belén

La princesa del pueblo, como buena profesional con los pies en el suelo, ha aprovechado su imagen para anunciar múltiples productos -incluso carne de conejo-. ¿Nuestro favorito? Las sartenes de Belén Esteban, el mejor utensilio para cocinar como una auténtica estrella. La colaboradora, de hecho, tuvo tanto éxito que llegó a firmar sartenes como si de novelas se tratase. Si es que, aún nos pasa poco... 

El bingo de Jorge Javier

No solo los colaboradores aprovechan su popularidad para sacarse un sobresueldo. También Jorge Javier Vázquez tiene sus propias campañas publicitarias, pero no contento con eso, ¡se las ha quitado a Belén Esteban! Si hace un tiempo era la de San Blas la que se encargaba de anunciarnos una web de bingo, ahora es el presentador de Sálvame el encargado de hacerlo. Seguro que a Belén le parece estupendo. 

La plancha de María Patiño

El carisma de la colaboradora más guerra de Sálvame es innegable. María Patiño lleva mucho tiempo formando parte de nuestras vidas y las marcas lo saben. La periodista, antes de promocionar clínicas, hizo lo propio con unas estupendas planchas para cocinar. Los fans de Sálvame -y de DEC- seguro que corrieron a las grandes superficies para hacerse con su ejemplar. 

Las cremas de Mila

Entre noticia y noticia, entre exclusiva y exclusiva, los colaboradores de Sálvame sacan tiempo para todo. Dos años estuvo Mila Ximénez probando cremas hasta dar con las suyas. La hoy superviviente quiso aprovechar su conocimiento y experiencia en belleza para convertirse en emprendedora. Y curiosamente, lo hizo casi a la vez que Isabel Preysler. ¿Quién les iba a decir que terminarían siendo competidoras?



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba