¿Qué será lo que tienen las piscinas de hotel que recogen un sentimiento de felicidad instantáneo en el huésped dispuesto a relajarse flotando en el medio acuático? Que un viaje de verano valga la pena engloba, sobre todo en esta era postpandemia, una serie de cualidades que varían desde el entorno natural que rodea el hotel hasta, por qué no, sus orígenes históricos. Ya no se trata solo de alojarse; el diseño y el bienestar personal se encuentran en estas piscinas de complejos hoteleros de lujo o en exclusivas villas retiradas, donde la tranquilidad y la calma aseguran la merecida desconexión estival.

Hotel Six Senses Douro Valley.

Six Senses Douro Valley

En Lamego, Portugal, una de las ciudades que concentra el mayor número de monumentos por metro cuadrado del país, el Six Senses Douro Valley se ubica en el Valle del Duero, en un edificio decimonónico, que combina la tradicional arquitectura de la región con unos elegantes interiores contemporáneos. El resort cuenta con 60 habitaciones, amplias suites, apartamentos y villas, junto a varios restaurantes, una exclusiva bodega de vinos con cosechas del valle y el Spa Six Senses, de 2.200 metros cuadrados de superficie, que acoge una piscina cubierta climatizada con vistas panorámicas sobre el bosque de árboles del valle. La piscina alberga las mejores experiencias para los sentidos, ya que ofrece circuitos de hidroterapia, cromoterapia LED subacuática y una terapia de sonido relajante. La piscina exterior de efecto infinito está rodeada de los viñedos color ámbar, el verde del valle del Duero y las aguas tranquilas del río.

Hotel Balneario Las Arenas.

Hotel balneario Las Arenas

Ubicado en primera línea de la playa de la Malvarrosa, en Valencia, este hotel 5 estrellas Gran Lujo forma parte de los exclusivos The Leading Hotels of the World y dispone de una de las piscinas más emblemáticas del país. Construida en 1934, fue la primera piscina de olímpica de Europa, la primera que se llenó con agua dulce y agua de mar y hoy en día es la única protegida del país por haber mantenido la estructura de los antiguos balnearios presentes en la construcción original del recinto. En aquella época se celebraban competiciones y cenas de gala tan importantes que uno de sus chefs también lo había sido del duque de Medinacelli en Madrid. En 1937 fue destruida por un bombardeo y tras restaurarla tres años más tarde, se convirtió en el punto de encuentro para los bañistas aficionados a los chapuzones de madrugada, ya que estaba abierta hasta pasada la medianoche. Hoy, la piscina está rodeada de jardines y camas balinesas, que otorgan el confort y la sofisticación propios del estilo de vida mediterráneo. Cuenta con cinco tipos de habitaciones, entre ellas ocho suites con impresionantes vistas al mar y dos suites presidenciales de más de 110 metros cuadrados. Todas ellas aúnan los tonos claros, los elementos decorativos de inspiración neoclásica y grandes ventanales que proporcionan una sensación de amplitud y luminosidad.

Castell Son Claret, en Mallorca.

Castell Son Claret

Situado a los pies del pico Puig de Galatzó, en el corazón de la Sierra de Tramontana en Mallorca, (declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en la categoría de Paisaje Cultural) el hotel boutique Castell Son Claret se emplaza en un castillo histórico del siglo XIX. Entre majestuosos jardines árabes las fragancias a bergamota, pomelo, naranja, rosa o jazmín dan la bienvenida al huésped a un complejo formado por 41 habitaciones y suites. Una razón por la que se antoja obligada esta visita son sus exclusivas Pool Suites, cada una de ellas con una piscina climatizada a través de placas solares, acceso a su propio jardín y terraza con vistas a la sierra. El hotel dispone también de una piscina en las zonas comunes. Por su parte, las habitaciones del Castell Son Claret están bañadas por una cálida luz natural y sus techos están realizados con vigas de madera, combinando el confort personal y la elegancia rústica.

Hotel Vila Monte Farm House.

Vila Monte Farm House

Enmarcado en el espíritu bohemio y sencillez atemporal, la Vila Monte Farm House redefine el estilo de vida del Algarve, al sur de Portugal. Su arquitectura está inspirada en la construcción histórica de esta región, con terrazas y escaleras de cal blanca dispuestas entre una exquisita variedad de plantas aromáticas, naranjales y bellos jardines. Para este verano presentan la Suite Collection, una selección de villas con terrazas y jardines privados, amenidades y servicios VIP. Una de las opciones más exclusivas es la nueva Villa Indigo, una masía de inspiración árabe, construida con mampostería blanca, cerchas de madera, piezas interiores de diseño moderno y la incorporación de las últimas tecnologías. La villa, de 300 metros cuadrados y decorada con elementos elaborados por la artesanía local, cuenta con tres suites, salón, comedor, cocina abierta y amplio balcón.

Hotel Nativo, Ibiza.

Nativo Ibiza

Este hotel rústico, situado en Siesta, Santa Eulalia (al este de Ibiza) ha sido diseñado bajo la filosofía wabi sabi, la estética japonesa que ve la imperfección como sinónimo de belleza. La influencia del mundo natural y las formas orgánicas dan vida a una atmósfera acogedora, con múltiples zonas ajardinadas, espacios con arena natural (para ir descalzo, si lo desea) y amplias terrazas con tres piscinas. Las dos piscinas familiares las rodean palmeras y (más) arena blanca, con tumbonas, hamacas colgantes y exóticas camas balinesas. En la azotea del hotel, con vistas panorámicas, se ubica una piscina infinita con diferentes jardines y terrazas. Nativo dispone de 99 habitaciones, entre las que destacan las Terrace Sea Suites, con vistas al mar y bañera de hidromasaje en la terraza, y las habitaciones Swim Up, con acceso directo a la piscina principal.

Edén Resort, en el Algarve portugués.

Eden Resort

Ubicado en el municipio de Albufeira, Eden Resort presenta distintos tipos de piscinas que reinterpretan el nuevo lujo sostenible. Una piscina familiar al aire libre y otra exterior exclusiva para adultos, pista de tenis, campo de fútbol, y una extensa oferta gastronómica construyen una tentadora experiencia a orillas del océano Atlántico. Situado en una de las zonas más turísticas del Algarve, a cinco minutos de las mejores playas en la región, este resort ofrece un entorno privado y tranquilo, compuesto de 130 apartamentos y 62 villas, entre las que destacan las Adam & Eve Villas, con cuatro dormitorios y piscina privada. Su Adam & Eve Spa cuenta con piscina cubierta, sauna, baño turco y salas de tratamientos naturales.