Dentro de la colección Executive, la firma relojera reinterpreta sus orígenes a través de su nuevo modelo Sparkling Free Wheel, inspirado en la belleza de la nieve presente los paisajes rurales suizos. La unión de vanguardia tecnológica y una atmósfera donde la naturaleza es protagonista se convierten en los pilares sobre los que se elabora este ejemplar reflejo de la maestría artesana de la casa. Así, la superficie del reloj se cubre de pequeños diamantes que simulan una capa de nieve, utilizando una técnica de engaste que los artesanos de Art Setting, taller con sede en Ginebra, han perfeccionado durante más de tres décadas.

Proceso de la técnica de 'engaste nieve', mediante la que se cubre la superficie de la esfera para crear la ilusión de nieve sobre los distintos componentes del reloj.

Un total de 2.251 diamantes y 120 horas de trabajo configuran un reloj donde la atención al detalle y la búsqueda de perfección dan lugar a una innovación relojera adelantada a su tiempo. Creadora de libertad y elegancia moderna, la casa suiza recoge en su colección Executive una serie de piezas que traspasan los límites del tiempo, recuperando la estética marina como símbolo inequívoco de lujo. En esta nueva creación, desde la esfera de oro blanco hasta la hebilla, se recoge una minuciosa selección de diamantes que comprenden 5,90 quilates, todos ellos aplicados a través del engaste nieve, técnica recuperada de los procesos ancestrales de engaste de gemas y mejorada bajo la experiencia de los maestros artesanos suizos.

Renovar el legado de excelencia

En forma de boomerang y aparentemente flotando en el aire, los puentes del tourbillon de la esfera y el indicador de siete días a las cuatro horas son algunas de las características que hacen de este modelo un referente en la creatividad relojera. La complejidad de la estructura y del acabado se manifiesta en elementos como la caja de cristal de zafiro, construida utilizando componentes que se elevan sobre el fondo o el pulido de los ángulos de la caja. Además, en un desafío a los cánones que definen las convenciones relojeras, Ulysse Nardin ha optado en esta edición por hacer visibles todos los elementos que conforman el interior del reloj. El movimiento mecánico utilizado es el UN-176 y su tourbillon volante, el Ulysse Anchor Escapement, aplica de forma pionera el silicio de baja fricción en lugar de rubíes metálicos o sintéticos. La firma relojera de lujo apuesta también por los procesos que no dañen los recursos naturales, elaborando sus piezas bajo la premisa de la sostenibilidad y la innovación, adheridos en todas sus creaciones al Proceso de Kimberly, por el que comprometen a utilizar solo diamantes de origen ético.