Es una de las grandes cualidades de la relojería, y también una de sus mayores exigencias. Innovar está en el ADN relojero de las marcas, porque eso es lo que ha forjado su carácter y también su historia. La innovación es algo más que un deseo, es una obligación en la que las compañías, sin excepción, se emplean con total dedicación para dejarnos trabajos en los que se hace realidad ese espíritu de superación.

Audermars Piguet y sus códigos

Crear una nueva colección es una tarea arriesgada; crear una pieza singular, tiene mucho de osadía. En Audemars Piguet, el riesgo se asume como una parte más de su ADN. El resultado salta a la vista. Code 11.59 by Audemars Piguet se ha asentado como esa colección contemporánea que resume la visión de la manufactura de lo que debe ser un reloj sport y elegante del siglo XXI, y que en su versión cronógrafo muestra todo su carácter. Y cuando hay que ir a piezas especiales, nada como hablar de su unión con Marvel traducida en el Royal Oak Concept ‘Black Panther’ Flying Tourbillon.

Royal Oak Concept ‘Black Panther’ Flying Tourbillon. Edición de 250 unidades inspirada en los diseños de Gérald Genta de los años 80. En sus 42 mm de diámetro, la esfera muestra todo su dinamismo con la figura de Black Panther como eje central.

Royal Oak Jumbo Extra Thin. El color verde es el tono del año, y Audemars Piguet no es ajeno a la tendencia. Uno de sus relojes más apreciados y venerados, el Jumbo, deja una visión diferente. En platino.

Code 11.59 by Audemars Piguet Cronógrafo. La nobleza del oro y la vanguardia de la cerámica. La propuesta en cronógrafo del ya asentado Code 11.59 fusiona oro rosa (o blanco) con la cerámica negra. En la mecánica, el calibre 4401, un cronógrafo integrado con función flyback.

Bvlgari, un espacio para crear

Sin renunciar a nada, con una visión de la relojería carente de complejos, Bvlgari ha ido conformando su particular e innovador ejercicio creativo. Desde la cercanía y experiencia como joyero en el Serpenti a los ejercicios arriesgados en el espacio ultraplano alrededor de la figura del Octo, el crecimiento de la marca es tan indudable como espectacular. Porque el espectáculo forma parte del itinerario creativo de la firma romana desde su génesis y en eso son totalmente honestos; también en la relojería.

Octo Roma Carillon Tourbillon. El sonido como argumento y un calibre, el BVL 428, imaginado para conseguirlo. las campanas se han fijado directamente al cuerpo de la carcasa, realizada en titanio.

Serpenti Spiga High Jewellery. Caja de oro blanco con un bisel con 205 diamantes talla brillante y otros 257 diamantes engastados en forma de nieve en la esfera; brazalete de oro blanco con 425 diamantes. Movimiento de cuarzo.

Tag Heuer, elegancia y espíritu deportivo

Una estética impactante e inconfundible, personificada por el bisel de 12 facetas. El Aquaracer se rearma estéticamente, sin olvidar sus rigurosas especificaciones técnicas, para ofrecer un reloj absolutamente contemporáneo que, a la vez, rememora el legado que TAG Heuer empezó a construir hace ya más de 40 años. Eso requería actualizar y mejorar los seis rasgos clave del Aquaracer: su bisel giratorio unidireccional, la corona atornillada, hermeticidad, indicaciones luminosas, cristal de zafiro y cierre de doble seguridad. Quizás el más llamativo sea el cambio del bisel giratorio que mantiene la forma básica pero incorpora la cerámica en su composición.

Aquaracer Professional 300. Siete referencias en dos tamaños diferentes (43 y 36 mm) conforman la colección básica. Además, se le añade una edición limitada (844 piezas), con la caja realizada en titanio Grado 5. Todos montan el Calibre 5 automático.