Reinterpretar con éxito belleza y rebeldía es uno de los últimos retos que se ha propuesto la casa italiana al volver a elegir a Jaime Lorente como nuevo embajador de la firma. Desde 2017, la televisión lleva su nombre grabado como uno de los actores con más proyección, renovando ahora para Bvlgari el canon de elegancia con el que presenta tres de sus relojes más emblemáticos: el Aluminium Chronograph, el Octo Finissimo S y el Octo Finissimo Chronograph. Tres ejemplares que confirman el saber hacer de una casa que une de forma inteligente el lujo con el espíritu deportivo. La mecánica vanguardista y la reinterpretación de las líneas clásicas crean un precedente de creatividad en el mundo relojero que ahora encarna Lorente de forma impecable. Tres referencias de la innovación y el saber hacer italianos en las que se sintetiza el espíritu de perfección de la casa de alta relojería.

El actor lleva en la imagen el BVLGARI Octo Finissimo S de acero con esfera azul. Foto: Andrés García Luján.

A lo largo de su historia, Bvlgari ha desarrollado un repertorio de piezas que canalizan la excelencia en todos sus niveles. Un lenguaje universal, masculino, que queda reflejado en cada reloj, concebidos como pequeñas obras de arte de la manufactura italiana. Una relación de valores compartidos, en la que el punto de atrevimiento lo pone ahora el actor murciano, que desde su éxito en las series Élite y La Casa de Papel, ha experimentado una metamorfosis como profesional y como persona, en la que la autenticidad y la fortaleza lo han convertido en un símbolo de elegancia moderna. Dos proyectos para plataformas digitales en los que su apariencia de chico rebelde e inconformista pero con buenos sentimientos, ha llegado a más de 85 millones de espectadores. Ahora espera la grabación de las próximas temporadas de El Cid, la serie de Amazon Prime Video en el que interpreta a Rodrigo Díaz de Vivar en un papel protagonista que continúa forjando su carrera hacia otros horizontes profesionales.

Alejado de la competitividad presente muchas veces en el mundo de la interpretación, Lorente vive un momento de construirse a sí mismo, de aprender de su actual escuela, la televisión, nuevas formas de relacionarse con los personajes que interpreta y de moverse en una industria que confronta a sus protagonistas con lo mejor y lo peor de sí mismos. Así, sumergidos en constantes desafíos, Jaime Lorente y Bvlgari convergen en la idea de audacia y carisma como nuevos códigos del lujo, dando lugar a una relación de maestría relojera y un marcado estilo personal.