Creado en 1953, la Patrulla Acrobática Francesa (Patrouille de France), el equipo de exhibición acrobático oficial de la Fuerza Aérea y Espacial Francesa, es considerado como uno de los equipos de vuelo más precisos y estéticos del mundo, y lleva desde 1953 ofreciendo espectáculos para representar a la Fuerza Aérea y Espacial francesa en el extranjero, actuando como embajador de la aviación francesa y del propio país. Compuesta por nueve pilotos y 35 ingenieros, esta unidad afronta su agenda anual con precisión militar: su tiempo se divide entre el invierno, dedicado al entrenamiento, y el verano, a realizar demostraciones en espectáculos aéreos. Tradicionalmente, la ceremonia de apertura se realiza el Día de la Bastilla en París con nueve Jets Alpha.

En una edición limitada de 100 unidades, el BR 03-94 Patrouille de France, ha sido diseñado en estrecha colaboración con los pilotos y cuenta un cronógrafo que se adapta perfectamente a sus necesidades operativas. Fiabilidad, legibilidad y funcionalidad definen este modelo cuyos parámetros (diámetro de la caja, resistencia al agua, legibilidad diurna y nocturna o las carcasas antimagnéticas...) construyen un reloj elaborado específicamente para la vida militar.

De estética deportiva y masculina, el BR 03-94 Patrouille de France es objeto de coleccionistas, así como un ejemplar único para los amantes de la de la aeronáutica.

Una vida marcada por el tiempo

La vida de un piloto, ya sea militar o civil, está determinada por el tiempo. Las velocidades de entre 300 y 800 kilómetros por hora que alcanzan durante los espectáculos aéreos hace de este un factor clave para ejecutar las maniobras con seguridad, dado que la separación entre un avión y otro es de solo dos o tres metros. Dominar el tiempo de forma milimétrica es uno de los objetivos que ha dado vida a este nuevo diseño de Bell & Ross, que comparte el mismo valor de excelencia que la Patrouille de France persigue en sus espectáculos.

La insignia de la unidad está presente en la esfera y su forma circular representa la cohesión de la unidad operativa. Las nueve siluetas de aviones evocan nueve Fouga Magister -el antiguo avión que se utilizaba antes del actual Jet Alpha- y están dispuestos de la misma forma en la que realizan su característica exhibición aérea, también conocida como el Concorde. Un logo que representa la precisión, habilidad, disciplina, control, solidaridad y humildad, valores personificados por los pilotos y que han llevado a Bell & Ross a crear este instrumento profesional que demuestra su habilidad para satisfacer necesidades técnicas y estéticas.

La caja del nuevo BR 03-94 Patrouille de France está realizada en cerámica, un material muy utilizado en el sector aeroespacial, con usos que incluyen la fabricación de piezas sometidas a altas temperaturas, exposición a ácidos, corrosión y erosión. Alberga un movimiento de cronógrafo mecánico con carga automática y está equipado con un bisel bidireccional con una escala de 60 minutos para marcar intervalos en el tiempo. La seguridad y la calidad del espectáculo depende de la sincronización de los pilotos, sobre todo cuando coordinan piruetas dos, cuatro, seis u ocho jets. Por ello, la precisión es una de las cualidades técnicas por las que este modelo ofrece una legibilidad óptima, con el segundero, la herramienta de medición del tiempo más importante, situado en el centro de la esfera. Está equipado con una correa de caucho natural negra, un material que protege